jueves, 18 de octubre de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesion 13 y sesión 14; final)




El final de la campaña llegó tras estas dos ultimas partidas. Un final amargo, con la derrota de todo el grupo, sucumbiendo ante Akar Kessell, el no-muerto que había regresado al Valle del Viento Helado hacia unas semanas y conspiraba en la sombra buscando venganza tras los acontecimientos que acabaron con el y sus ejércitos derrotados hace mas de 100 años.
_______________________________________________________________________________

Tras el enfrentamiento con Nightscale, el dragón negro que habitaba las cavernas bajo la Forja de la Furia, habían conseguido las llaves que desbloqueaban el viejo pasaje que atravesaba el pico Kelvin y les permitiría llegar a las Diez Ciudades.



En su salida de la Forja  liberaron a otros dos aventureros que los cultistas de Auril tenían apresados allí y se unieron al grupo.

Descubrieron que las minas de los enanos en las laderas del Pico Kelvin no eran lugar seguro. En un lado, los enanos de la zona se habían perdido el juicio; fabricaban y portaban armas, armaduras y objetos del pernicioso Hielo Negro.

En el otro lado había una plaga de muertos vivientes, un nigromante no-muerto, Akar Kessell, había transformado a muchos de los enanos que allí vivían en sirvientes sin vida ni alma. Dijo buscar venganza contra todo el Valle. Su poder era temible.

Los aventureros decidieron abandonar la zona y marchar a Bryn Shander, si aun quedaba esperanza.

Cuando llegaron a la ciudad, aun estaban a tiempo, hacia escasos momentos que se había iniciado el asalto a las murallas por parte de las fuerzas de la Bruja del Hielo y sus ejércitos de monstruos de la tundra, bárbaros de la Tribu del Oso y el temible dracoliche Muertehelada. 

Hedrun, la Bruja vigilaba desde lo alto de una colina cercana. Y allí la atacaron.  Casi a punto de derrotarla, en un combate durísimo, se unió el dracoliche al combate con su aliento de hielo y muerte. A punto estuvo de acabar con todo el grupo.
Solo la suerte cambió las tornas y pudieron acabar con la Bruja y con Muertehelada. La bruja se convirtió en nieve, como si nunca hubiera estado allí, pues era un simulacro mágico.Las bestias del ejército de la Bruja se retiraron, así como los bárbaros.

Tras el agradecimiento de los ciudadanos de Bryn Shander, les revelaron que los bárbaros se reunían unas millas al oeste de la ciudad, en torno a una torre mágica de hielo negro. Allí marcharía una pequeña fuerza de combatientes para intentar acabar con ella y sus ejércitos. Los héroes serían los encargados de infiltrarse en la torre, mientras las fuerzas del Valle lidiaban con los bárbaros.

Tras un breve descanso y unas horas de viaje llegaron ante la sobrenatural torre de hielo, construida con la misma esencia de la Piedra de Cristal, que hace mas de 100 años casi acaba con el Valle.

Los héroes se lanzaron al asalto. En la entrada de la torre había una pila de cadáveres y un insidioso muerto viviente, un alma en pena, les atacó psíquicamente con un letargo de melancolía e inconsciencia.
No identificaron quien o qué les atacaba y entraron mas en la torre donde el Rey Günvald de la Tribu del Oso y 3 brujas de las nieves les esperaban. La combinación de la amenaza fuera y el combate dentro fue demasiado para el grupo que estuvo a punto de sucumbir.

Tras acabar con todos los enemigos de abajo, en gran parte, por el poder curativo del enano Bruenor, subieron al piso superior donde estaba Hedrun y de nuevo, Akar kessell, en un santuario lleno de estatuas e imágenes de Auril.

La bruja les propuso trabajar y servir a Auril, pero rechazaron su oferta y comenzó un duro combate, donde la Bruja cayó muerta rápidamente pero el poderoso Kessell desató toda su nigromancia sobre los héroes, nubes de muerte y toques vampíricos mediante, todos los héroes cayeron, uno tras otro. 


El Valle se había librado de la amenaza de la Elegida de Auril, Hedrun y del eterno invierno que había desencadenado esta, pero estaba en claro peligro ante las posibles maquinaciones y venganza de Akar Kessell y su habilidad para levantar un ejército de no-muertos.



Akar Kessell


_______________________________________________________________________________

Un triste final para los aventureros y una última sesión en la que no fue precisamente mi mejor día como DM, estuve especialmente dormido, jugamos los domingos por la mañana, y cometí varios errores.
Quizás lo más cuestionable fue la dificultad de los encuentros, que resultó excesiva para lo que un grupo de nivel 6 podía manejar. El grupo venía muy tocado del penúltimo encuentro sin posibilidad de escape y con la urgencia de tener que enfrentarse obligatoriamente allí a la Bruja. La aparición de Akar Kessell junto a ella (un no muerto nigromante de nivel 9) resultó en una pareja letal. Pese a ello estuvieron a punto de acabar con ambos. Le faltó un asalto más.

En general acabo contento con esta campaña, no por la calidad de la aventura, que tampoco es mala, si quieres revivir algunas de las localizaciones y personajes de la saga literaria de Salvatore, sino por el desarrollo de la misma y los cambios que he introducido para mejorar algunos de sus puntos flojos. Eso en cuanto a la aventura, es una sensación agridulce el que los héroes hayan caído todos tras más de un año de juego.

Para el próximo post, una reseña de la aventura, con más impresiones tras haberla jugado.




lunes, 6 de agosto de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesiones 11 y 12)



Como suele pasar, los jugadores siempre sorprenden al DM. Cuando piensas que van a hacer una cosa, deciden hacer otra.El final de la sesión 10 les dejó a punto de bajar a por el tesoro del dragón negro que habitaba en las profundidades de la Forja de la Furia.
Llegaron a bajar a su guarida pero la posibilidad de enfrentarse con la temible criatura allí les hizo volver arriba a por más recursos.

Decidieron acabar con todos los duergar que poblaban las forjas de los enanos y conseguir mas información. Poco sacaron, los del Underdark intentaban descifrar los secretos de la forja para fabricar armas legendarias y mágicas. Estaban en ello. El dragón les permitía habitar allí mientras le entregasen todos los tesoros que encontrasen.
Los derrotaron y consiguieron la información y algunos objetos mágicos de valor y armas.

En la sesión 12, la última por ahora, bajaron a la guarida del dragón negro.

Toda su planificación y especulaciones previos se fueron a pique cuando descubrieron que el dragón habitaba en un islote en medio de un lago y solo estaba dispuesto a asomar su cabezón cuando recargarse su temible vómito ácido.
La lucha no prosperaba con la criatura ocultándose entre ataque y ataque. Los dos supervivientes de la tribu del Alce del grupo, Orlag y Bodil, decidieron ir a buscar las llaves que les permitirían salir de la Forja buscándolas en su islote tras nadar hasta allí.
Eso les costó la vida a ambos pese a las curaciones de Bruenor, el clérigo, desde la orilla. El dragón no tuvo piedad y despedazó a Bodil mientras Orlag se ahogaba en las profundidades.
Pero se sacrificaron por el grupo, lograron lanzar las llaves hasta la orilla y Terion, el hechicero; Bruenor y Caelyn la guerrera elfa pudieron huir de aquel lugar de muerte.

Sin tiempo para lamentarse abrieron la gigantesca puerta de salida del complejo. Un oscuro pasaje cruzaba la montaña.
Ahora solo quedaba llegar a las diez ciudades y ver el daño que las fuerzas de la Bruja del Hielo habían causado en la región.

En la Forja aún quedaba el espejo mágico de cristal negro, esperando en la quietud de una cámara de piedra, sus misterios inexplorados.
_____________________________________________________________________________

Dos sesiones con mucho combate, en la última solo un gran combate, algo frustante para algunos de los jugadores. El dragón negro y su táctica lo convierte en un desafío casi imposible del que solo pudieron sobrevivir huyendo tras dos personajes fallecidos.
En el juego es difícil encontrar un oponente que ponga a los personajes en una situación tan mala,  pero como digo, realmente no es una lucha justa al estar el dragón en una excesiva superioridad táctica.

Sobre la Forja de la Furia, comentaros que me ha gustado mucho, pero un par de niveles intermedios los eliminé porque no aportaban nada excepto mucho combate y se habría alargado demasiado el avance. Muy recomendable la adaptación a 5ª de este clásico del dungeoneo aparecida en Tales of the Yawing Portal  y un oponente final legendario.

Con las acciones del grupo en estas dos sesiones, toda la aventura se va a alargar mas de lo que pensaba. Ahora deben enfrentarse al poderío de las fuerzas de Auril y la Bruja del Hielo en una región condenada a un invierno que parece eterno. Al menos los supervivientes son de nivel 6.

jueves, 12 de julio de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (Sesión 10)

Duergar haciendo que curran para la foto

Llegamos a la decena de partidas tras casi un año de tiempo real, apenas una semana de tiempo de juego y continúan las andanzas del grupo de héroes por el Valle del Viento Helado y, más concretamente, por las grutas y cavernas interiores del Pico Kelvin y un antiguo bastión enano: la Forja de la Furia.

Tras haber negociado una tregua y pagado con oro a los duergar que habitaban la Forja pudieron pasar por sus dominios e internarse en las cámaras al norte del salón del trono que les servía como campamento. Encontraron una cripta en ruinas donde yacían los restos de Durgeddin, el líder del clan enano que allí habitó.
Los orcos que asaltaron el lugar dejaron guardianes de ultratumba para mancillar la memoria de los enanos para siempre. Derrotaron a un campeón orco espectral que se despertó ante su llegada y a dos grandes esqueletos de gigantescos ogroides no-muertos que le daban escolta.

Saquearon los tesoros del lugar y tras un nuevo paso por el salón del trono ocupado por los duergar, entraron en otra zona de las oscuras cámaras de Khundrukar.

Allí se les apareció de imprevisto y lanzándoles maldiciones el fantasma de un mago enano, enloquecido y ansiando venganza del pasado. Les tomaba por invasores de otro tiempo. No atendió a razones y poseyó a Orlag, el bárbaro norteño del grupo, tomando control de sus actos y volviéndole en armas contra sus compañeros.

Consiguieron paralizarle con magia para luego atarle; el ser escapó  entonces atravesando paredes y desvaneciéndose en el plano etéreo, mientras el resto de compañeros abrían más cámaras y estancias descubriendo los objetos animados encantados que dejó allí aquel mago para protegerse de los intrusos para siempre.
Se enfrentaron a una peligrosa alfombra animada mientras también hacían desvanecerse finalmente al fantasma.

Más adelante, en una armería lucharon contra una resistente y acorazada armadura animada.
Los recursos y aguante del grupo de nuevo menguaban con velocidad.

En las notas del loco Arundil, pues así se llamaba el mago, descubrieron la historia sobre la caída del aquel sitio.  Finalmente Arundil huyo antes del asalto final de los orcos y al volver y ver a su prole fallecida; enloqueció. Más tarde convocó y animó aquellas criaturas para defender el Bastión Enano para siempre y también convocó una misteriosa criatura de otro plano cuya naturaleza no se detallaba en aquellos manuscritos.

La "criatura"  resultó ser una pérfida súcubo que intentaba hacerse pasar por  una vulgar prisionera en una estancia lujosa. Una vez descubierto su ardid, pudo encantar al pobre bárbaro de nuevo que volvió todas sus habilidades contra sus compañeros mientras la criatura entraba y salía del plano material.
Fue un combate casi mortal, donde Orlag casi acaba con el resto con sus actos en manos de la diablesa, pero finalmente vencieron.

Sabían que más abajo del complejo habitaba un dragón. Ignoraban de qué tipo. Quizás allí se escondían las llaves que les permitirían salir de aquellas cavernas y cámaras y volver para ver si aun quedaba esperanza para las Diez Ciudades.  Las fuerzas de la Bruja del Hielo y su dragón no muerto y su horda de criaturas de la tundra les habían ganado terreno debido a la demora de los héroes en las estancias de Khundrukar y estaban mucho más cerca que ellos de Bryn Shander y el resto de asentamientos. 

_________________________________________________________________________________

Una divertida sesión con combates continuos, enemigos variados y en la que, por un momento, con el bárbaro actuando en contra de su voluntad y atacando a sus compañeros, estuvo a punto de acabar la cosa con un TPK.

La Forja de la Furia es un dungeon divertido, con muchos encuentros que difícilmente puede ser otra cosa que una lucha, se nota que fue diseñada en tiempos de 3.5, se echa de menos más acertijos o situaciones de roleo, pero es una base bastante buena sobre la que construir una divertida aventura basada en una localización. Casi todos los elementos de la mazmorra tienen una coherencia argumental bien hilada.

Dirigir con una aventura comercial es también una ventaja para los que no tenemos tiempo de preparar material propio. Con tener a mano las estadísticas de los posibles monstruos me es suficiente, eso y usar alguna página web en movil para consultar los conjuros, lo cual me resulta más rápido que tener que buscar la carta concreta.

Quizás no le quede mucho a esta aventura, aunque solo las acciones de los protagonistas pueden determinarlo.

martes, 26 de junio de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 9)




Nueva crónica de la última sesión de la campaña Legacy of the Cristal Shard modificada y recortada ligeramente según mi criterio con añadidos de Forge of Fury en versión D&D 5ª; adaptación publicada en el suplemento Tales of the Yawing Portal.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El grupo de aventureros consiguió por fin finalizar su descanso tras una noche accidentada en las profundidades de las mazmorras bajo el Pico Kelvin. En las cámaras del bastión enano, ahora guarida de los seguidores de Auril, tuvieron que derrotar a una cría de Remorhaz que había desatado su furia en las profundidades del complejo.

Tras el descanso y con el criterio de subir de nivel por logros, avance en la aventura y número de sesiones jugadas;  los protagonistas son ahora personajes nivel 4. En dicho nivel hay que mejorar una puntuación de característica y no se obtiene ningún poder, excepto el avance en espacios de conjuros en aquellas clases que pueden lanzarlos.

El grupo de héroes pretendía “limpiar” el nivel donde se hallaban y bajar luego a explorar los niveles inferiores por el acceso que habían visto anteriormente. Iniciaron de nuevo la marcha.
En la oscuridad de los túneles y cavernas naturales descubrieron que el lugar había sido tomado en el pasado por orcos. Había restos de batalla y pintadas en su dialecto en paredes y suelos. 

Tras una pesada puerta doble  intuyeron que les esperaban agazapados los líderes y seguidores del culto a Auril; no se equivocaban. Entraron en tropel con magia y acero. Pero los cultistas sectarios también se habían preparado también con trampas, magia y armas. Un glifo explosivo en el suelo les recibió con una detonación de hielo lacerante. El líder del culto;  Davrik Fain, era uno de los instigadores de la fe en Auril de la zona. Junto con el había tres adeptos lanzadores de conjuros. También se les enfrentaba un anciano pero ágil rufían; Rycher; el dueño de los tigres de las nieves que habían asesinado a inocentes en toda la región circundante. 

El combate fue cruento y casi letal. Rycher cayó pronto, pero la magia de los adeptos en forma de hechizos de inflingir heridas y paralizaciones acabó deteniendo al bárbaro y tumbando al druida y a la guerrera. Finalmente pudieron acabar con todos, no sin sufrir graves heridas y consumir muchos de sus recursos y sanaciones.

Sin demora exploraron una cámara anexa. Un extraño espejo de cristal negro, que no emitía reflejo,  enmarcado en el mineral oscuro que ahora abundaba en el Valle, era su única decoración. Descubrieron que poseía cualidades mágicas de comunicación y transporte. No quisieron intentar activar su poder. 

Abrieron el acceso a un gran salón cercano. Era una cámara llena de estirges, peligrosas criaturas voladoras similares a murciélagos que chupan la sangre de aquellos incautos que atraviesan sus dominios. En el lugar había una gigantesca puerta doble de metal, sellada con seis grandes candados cerrados. Sin duda el acceso al paso que estaban buscando y que cruzaba de un lado a otro bajo la montaña.
Decidieron no enfrentarse a los vampíricos seres voladores que protegían la puerta e indagar en los niveles inferiores en busca de recursos o las llaves para abrir el gran acceso bajo la montaña.

Descendieron por una escalera estrecha encontrando una cámara con tres estatuas representando a guerreros enanos amenazantes con las armas en alto. Era otra trampa del pasado que los primitivos moradores del lugar habían dejado para protegerse de los intrusos. Abrir cualquier puerta de la sala provocaba que las estatuas descargasen un golpe sobre aquel que estuviera cerca. Bruenor, el clérigo enano, recibió un fuerte hachazo al accionar una de las falsas puertas de salida.

Consiguieron encontrar un pasaje secreto oculto en la pared para escapar por fin de la cámara de las estatuas accediendo por allí a otra escalera descendente. 
En medio del avance, un hechizo de alarma se activó con un sonoro grito que resonó en el silencio del lugar.Lo que les esperase, ahora estaba sobreaviso de su llegada.

Entraron en una gran cámara con un trono de piedra. Allí había un grupo de varios desconfiados enanos duergar. Moradores de la infraoscuridad, seres viles, desconfiados y avariciosos. Amenazaron a los héroes si no se marchaban. Algo tramaban; en la cercanía sonaba el ruido de una forja y el metal de los martillos trabajando metal. Consiguieron negociar y convencerles para llegar a un acuerdo a cambio de oro. Les dejarían entrar en los Salones de Khundrukar, pues así se llamaba el lugar, y explorar las salas al norte de donde estaban, llenas de peligros, no-muertos y fantasmas del pasado. 

Al sur de esa sala era territorio duergar y no les dejarían acceder. Los viles enanos les contaron que creían que el grupo había llegado en busca el tesoro del dragón negro que habitaba más abajo, en las cavernas en el nivel más profundo del complejo, como muchos otros que vinieron antes. Era la primera noticia que tenían los aventureros de tal y tan peligrosa criatura. Un escalofrío recorrió alguna espalda, seguro.

Lo desconocido aguardaba tras los umbrales de los portalones de salida del salón del trono.
_____________________________________________________________________________


Y poco más dio de si la cosa. Pudimos jugar un rato más de lo habitual y bien que cundió. Una sesión muy divertida de mazmorreo al estilo clásico, exploración y combate. Salvando las distancias con ediciones primitivas y los mayores y obvios recursos de un grupo de personajes en D&D 5ª comparados con otros grupos en algunas de las ediciones anteriores de D&D, el sabor es casi el mismo. Los consejos y tablas de creación de encuentros de la guía del DM pueden quedarse cortas si quieres desafiar a un grupo de personajes en sesiones cortas de juego. El DM está obligado a girar el dial de desafío más allá del “deadly” para que un encuentro no sea un paseo para los personajes.

Creo que en esta sesión  me acerqué a ese objetivo, teniendo en cuenta que el encuentro con los cultistas de Auril y sus aliados fue muy desafiante para el grupo no solo por el propio desafío de los contrincantes sino también por aspectos del contexto del encuentro. Trampas y cobertura, por ejemplo.

Si alguien lee esto, seguiremos informando en breve

sábado, 14 de abril de 2018

D&D 5ª Guía de futuros suplementos en castellano



Finalmente ya está desde hace algunos meses disponible y completa la trilogía básica y sacrosanta ;) de D&D 5ª  en castellano. Manual del Jugador, Manual del Dungeon Master y Manual de Monstruos junto con la pantalla en la traducción de la 2ª, y más optimizada, versión y la Caja de Inicio. Recientemente han aparecido a la venta las útiles cartas de conjuros. Muy recomendables para agilizar el juego a las clases lanzadoras de conjuros, que son casi todas en esta edición del juego.

Excelente el trabajo de traducción y la calidad física del material que incluso mejora la de la edición yanqui. 

Con eso ya hay para jugarse unos cuantos niveles,  y descubrir las posibilidades  del sistema  según progresan los personajes.  En unas 6-7 sesiones se debería poder llegar a nivel 5. 

En teoría, hasta donde se, lo siguiente que saldrá será la Guía de la Costa de la Espada y La tumba de la Aniquilación (o como decidan llamarla). Unos comentarios:

  • Son ambas buenas elecciones; la guía de la costa de la Espada proporciona un compendio accesible de una región de Faerún en los Reinos Olvidados muy útil para iniciarse sin perderse entre cientos de páginas. Hay ambientación, historia y algunas pocos opciones de personalización (subclases y trasfondos) de los personajes para la ambientación. Todo en una medida justa, si abrumar ni aburrir ni llenar páginas por llenar. La ambientación tiene muchos huecos para darle vueltas de tuerca en la dirección que más nos guste. Además es el trasfondo por defecto de todas las aventuras comerciales aparecidas, excepto Curse of Strahd. 

  • Respecto a Tomb of Annihilation, es la única aventura que no tengo en versión original. Es una combinación de un sandbox al estilo de Isle of Dread en otra isla con dinosaurios y extenso dungeon final inspirado en la Tumba de los Horrores original, que según leo tiene un tono menos de trampa mortal sinsentido y más fondo argumental. Obviamente, lo planteado, a priori, es capaz de satisfacer al fan de D&D de toda la vida. Personalmente prefiero las historias de otro corte, pero creo que puede resultar muy divertida.

Respecto a otros productos ya publicados en inglés os dejo, una breve y rápida recopilación de mis impresiones de los que he leído, por si os es de utilidad de cara a futuras publicaciones en castellano;


  • Una constante digna de mención en todo este material de D&D 5ª es el tomar material de la historia de D&D como inspiración, especialmente de los clásicos, y darle una vuelta mejorandolos, aportando más creatividad, contenido,  y usabilidad a aquellas ideas. En muchos casos el contenido nuevo ya ofrece más de valor que aquello en lo que se inspira.

  • Otra consideración sobre todo el material de abajo, es que las aventuras y suplementos, aunque juegues campañas y aventuras creadas por ti, es una excelente fuente de recursos para insertar en tus propias aventuras,  espolear la imaginación  o como puro recurso de enemigos, pnjs,  localizaciones e ideas.

  • Hoard of the Dragon Queen: la primera parte de una campaña épica, inspirada levemente en la Dragonlance o la Horda de la Mano roja centrada en un clásico; los dragones. Aunque encarrilada, y muy al estilo de los adventure path de Paizo es una aventura divertida y heróica -épica, en la línea de lo que ahora son los protagonistas de las aventuras en D&D, que puede servir como base para añadir material propio, soltarse en la silla del DM o ajustar el tono para algo más loco o menos estereotipado. No es bien valorada por muchos aficionados, pese a todo y salió algo desajustada con relación a los niveles de personaje para los que está diseñada.
  • Rise of Tiamat: la conclusión de la anterior. Indispensable para concluir la historia, tiene algunos escenarios e ideas muy buenas, en mi opinión y, como no, un desenlace épico a la altura. Creo que la saga, corregidos sus errores por un DM con algo de experiencia es una gran aventura del tono que más gusta al  jugador de grandes sagas de aventuras de corte épico y fantástico, como el que esto suscribe.
  • Princes of the Apocalipse: un sandbox primero y luego una serie de dungeons inspirados en el Templo del mal elemental que pueden satisfacer a los amantes del mazmorreo contínuo. Creo que puede ser duro jugarla y acabarla por la reiteración de extensos dungeons. 
  • Curse of Strahd; una especie de guía para Barovia, en la ambientación de Ravenloft con una aventura que expande y  mejora la aventura original en la que se basa. El castillo final es exactamente igual. Si te gusta Ravenloft, es una compra obligada. Parece que muchos aficionados la demandan en castellano, por lo que puede ser uno de los siguientes suplementos en aparecer. La rejugabilidad de la aventura y una extensa ambientación por recorrer, la hacen muy interesante y divertida, pero dudo que el gran dungeon y castillo final sea necesario. Entendiendo "necesario" a que, hoy en día, parece algo irreal y más propio de un juego de mesa,  recorrer cada estancia de ese lugar acabando con todo.
  • Out of the Abyss, es lo que supone la anterior campaña para Barovia y Ravenloift, pero en este caso para la Infraoscuridad, o el Underdark, como se llama ahora. ;) Una guía completa, tour de force para los aventureros sobreviviendo a duras penas por las entrañas de Faeún y la Costa de la Espada. Otra aventura genial con muchas localizaciones y escenas interesantes y originales,villanos memorables y en la que los pjs empiezan como cautivos de los elfos oscuros, los drow. Una de las mejores campañas de la historia de D&D
  • Storm Kings Thunder: Continuación lejana del arco argumental de la saga de Tiamat, supone una exploración y lucha contra los gigantes por toda la costa de la espada inspirada en clásicos como Against the giants, pero como muchas de estas reinterpretaciones modernas, mejorando las ideas primitivas en cuanto a inspiración, presentación e ideas y escenarios originales. Tengo pensado dirigirla y no he leído a fondo la parte final. Tengo la impresión de que me puede dar trabajo para conseguir una aventura que me parezca más redonda. 
  • Volo´s Guide to Monsters; nuevas opciones y razas y sobre todo muchos nuevos monstruos para el arsenal del DM así como ecologías e ideas sobre algunos de los monstruos icónicos de D&D. Indispensable.
  • Xanathar´s Guide to Everything. Nuevas opciones para el reglamento que antes eran opcionales y dan más profundidad al juego. Muy recomendable para jugadores y el DM. Algunas reglas son realmente imprescindibles para el DM y se pueden agradecer en una segunda versión del manual del DM.
  • Tales of the Yawing Portal: adaptacion a 5e de varias aventuras clásicas. Si quieres revisar algunos módulos conocidos de la historia de D&D este suplemento es una gran ayuda. En esta edición los héroes no son aquellos de las ediciones primitivas de D&D, pero sin duda hay mucha diversion, dungeons y desafíos de varios niveles que fácilmente pueden intercalarse en una campaña propia. Muy recomendable como fuente de recursos y fondo de armario. Dudo de algunos dungeons como La Tumba de los Horrores o el de Dead in Thay que me parecen pese a la fama del primero, malas aventuras según mis estándares.
Como conclusión, comentar que el ritmo lento de aparición de aventuras y suplementos con reglas extra, me parece es además de premeditado, obvio, muy cómodo para el aficionado y, creo, beneficioso para el juego y su comunidad de jugadores. No se convierte en un monstruo de mil cabezas, reglas y opciones, lo cual facilita el juego público, minimiza el powergamig y el riesgo de que el sistema de juego se rompa.

Como pega, comentar que algunas de estas aventuras exigen bastante preparación previa para el DM, especialmente algunas en las que no es sencillo ponerse a jugar sin un tiempo organizando el material.

También D&D es hoy una marca y una parte de la cultura popular de los últimos años, mucho mayor en si misma de lo que representa el juego,  por lo que puede que el juego pase a un lugar secundario en las prioridades de sus licenciatarios.

Poco importa ya, D&D y lo que representa, mueve o inspira sigue modulando este hobbie de una manera transversal, por suerte para sus aficionados.

Probablemente dedique entradas más extensas en el futuro para analizar y criticar algunos de estos suplementos.

viernes, 13 de abril de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 8)



Al grupo se ha sumado un nuevo jugador; ahora somos seis, contando conmigo como DM. Aunque la velocidad del juego, especialmente en combate, se pueda resentir un tanto, la ventaja es que los recursos del grupo aumentan y se minimiza la posibilidad de un accidente  si las tiradas de dados no son propicias.

 El nuevo jugador encarna a  un bárbaro de nivel 3 de la tribu del Alce, la comunidad más damnificada (al menos por lo que saben los personajes) en todo el Valle del Viento Helado por los ataques de Hedrun, la Bruja del Hielo, su ejército de bestias de la tundra y la llegada de un temprano y excepcionalmente duro invierno. 

El bárbaro se une al grupo en el nivel de acceso a la fortaleza de los Veerbeg en el Pico Kelvin, que en este caso está basada en el nivel de acceso a Forge of Fury; the mountain door. (versión para D&D 5ª de Tales of the Yawing Portal). Busca venganza para su pueblo y acabar con las amenazas que han surgido en el Valle. Para ello pretende ayudar al resto en la búsqueda del pasaje que, según la leyenda, cruza la montaña de lado a lado y les permitiría ganar ventaja ante el avance del ejército de la Bruja de Hielo sobre las Diez Ciudades.

El refuerzo llegó en el mejor momento, el grupo casi había agotado sus recursos y, pese al peligro, se decidió a descansar una hora en una de las cámaras cercanas al acceso al complejo subterráneo, donde habían derrotado a los vigías goblins. 

Un gran estruendo de maquinaria resonó en todo el lugar. Los accesos y salidas se cerraron a cal y canto. Probablemente, los enemigos que quedaban con vida habían sellado el lugar, quizás activando las protecciones que en el pasado construyeron los ingenieros enanos. 

Reanudaron la búsqueda y se encontraron una cámara con la estatua de un guerrero enano. En el lugar había una trampa de gas venenoso que activaron al pasar, pero ninguno de los aventureros se vió afectado por suerte.



Encontraron al lugarteniente ogro; el gran Ulfe y sus lobos terribles  esperándoles en sus dependencias. Se desencadenó un duro combate en el umbral de acceso. El bárbaro, en frenética furia soltaba hachazos letales sobre las bestias. Pese a su aguante, finalmente, acabaron con todos los oponentes.

Entre las posesiones del humanoide, encontraron una espada ligera, ropera de manofactura cuidada y cualidad mágica, junto con una poción de escalada y algunas monedas de oro.

Ahora si que debían descansar, pero sus enemigos, en la otra punta de la mazmorra, no se lo iban a poner fácil. Soltaron a la béstia que habían estado criando desde hacía meses para que les diera caza. Cuando llevaban apenas un par de horas de sueño, el temible aullido de una criatura sobrehumana les despertó.
Tras un primer acercamiento en falso, la puerta se hizo trizas. Un remorhaz joven, pero enorme y amenazador se lanzó rápidamente sobre ellos. Inmune al frío y albergando el calor de una forja en sus entrañas, la bestia mágica amenazaba seriamente al maltrecho grupo. Pese a ello, de nuevo gracias a la cooperación de todo el grupo y los certeros ataques, pudieron acabar con la bestia pese a que Caelyn cayó inconsciente.

Poco más dió de si la divertida pero corta sesión; el nivel de acceso está dando de si, puesto que los combates se llevan su tiempo. Pero aún nos queda mazmorreo por delante. Puede que los personajes tengan que profundizar en los niveles inferiores (también basados en los niveles inferiores de Forge of Fury) para conseguir su objetivo.

Ahora los personajes son de nivel 4. Pero ya en el pasado nivel 3, algunos jugadores,  con tablas y experiencia, han elegido el mejor combo para sus clases maximizado habilidades y dotes para un rendimiento en combate muy épico. El bárbaro, por ejemplo, gastando algunos de sus recursos diarios es capaz de asestar golpes de hasta 40 puntos de golpe de daño. Eso si,  arriesgando mucho en su defensa ante contraataques y en sus posibilidades de acertar en los golpes.

 Pero a mi, como DM, me gusta el desafío de encontrar y plantarles delante retos de combate desafiantes y explorar también otras opciones del juego que no sean la fuerza bruta; como la interacción social, la exploración, las trampas, entre otras. 









sábado, 24 de marzo de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 7)



Nueva sesión de la aventura Legacy of the Cristal Shard adaptada D&D 5ª edición.
En esta ocasión los héroes entraron en un complejo subterráneo, la fortaleza de los Veerbeeg, un antiguo bastión de los enanos en lo alto del Pico Kelvin, que más tarde fue habitado por esa clase de gigantes, los Veerveeg, ya desaparecidos y ahora servía como base en la zona a un grupo de cultistas y adoradores de Auril.

Pretendían rescatar allí a algunos cautivos, bárbaros de la Tribu del Alce. Principalmente mujeres y niños, antes de que los crueles cultistas les sacrificasen ante su inclemente deidad. También querían  encontrar un pasaje perdido que, según decían, atravesaba la montaña de lado a lado y les permitiría ganar tiempo y ventaja al avance de Hedrun, la bruja del Hielo y su ejército de bestias de la tundra sobre las Diez Ciudades del Valle del Viento Helado.

En lo alto, en el acceso al complejo un par de goblins despistados ejercían como vigías. Intentaron sorprenderles pero un paso en falso, delató su estratagema. Uno de ellos corrió a dar la alarma. 
El lugar estaba fuertemente defendido desde su frente por aspilleras en las que varios arqueros goblins recibieron al grupo que se se lanzó a la carrera al asalto del lugar.

Pese a cerrar el acceso, Bruenor realizó la gesta de abrir la pesada puerta del lugar. Quizás fue la magia enana que aquel lugar emanaba, lo que le inspiró.

Dentro se desató el combate contra más goblins, a través de una grieta solo sorteada por un frágil puente de cuerdas y más allá, contra los cultistas que alertados salieron a su encuentro. Tras derrotar a todos e interrogar a uno de los supervivientes, supieron que el complejo servía para que el líder del culto, un tal Davrik Fain, criase una bestia mágica que asolaría todo el valle. Le ayudaba un rufián local llamado Rycher, dueño de aquellos felinos que les atacaron en su camino a la cumbre.

También quedaba con vida un ogro, cabecilla de la fuerza de humanoides que colaboraba con los cultistas. El mal siempre tendía a agruparse cuando una fuerza poderosa, fuese Auril, Hedrun o Fain ejercía la suficiente influencia y carisma.
En todo el Valle, enanos, bárbaros de las tribus y los humanos y habitantes de Diez Ciudades solo temían al temprano invierno. Ignorantes de lo que se avecinaba y de como el mal había olido a su presa y la sabía débil y aislada.

Encontraron y liberaron a los cautivos de la Tribu. Ya solo quedaba limpiar el complejo e indagar más profundo hacia los viejos salones enanos donde medraban Rycher, Fain, el cabecilla ogro y una bestia mágica desconocida. 

Decidieron retirarse a intentar reponerse una de las cámaras del complejo antes del asalto final. 
________________________________________________________________________________

Poco más dio de si la cosa. Una sesión muy divertida de combate y exploración de una mazmorra a la antigua con un regusto a vieja escuela que incluso dejó al grupo y a mi  con ganas de continuar más con este estilo de juego clásico.

De hecho, para la sesión, sustituí el aburrido dungeon del original, por mi versión del nivel de acceso  de Forge of Fury, la aventura para D&D 3.5 que hace unos meses fue adaptada para D&D 5ª en Tales of the Yawing Portal. Concretamente el nivel es la puerta de la Montaña (the Mountain Door) No conozco el original, pero la adaptación está muy bien y me ahorró el trabajo de inventarme un dungeon. Además con la suerte de que está pensada para un grupo de nivel 3, justo el nivel de los personajes.

El nivel de acceso a Forge of Fury es un nivel peligroso y de ritmo frenético que obliga a los personajes a actuar rápido y que puede hacer que los personajes estén en serias dificultades. En el caso de nuestro grupo de juego tuvieron suerte en el portalón de entrada al desatrancarlo rápido y al cruzar el puente de cuerdas sin tener enemigos al acecho que dificultasen sobrepasar el obstáculo. 

Lo que he leído de los niveles inferiores no me termina de gustar y creo que peca algo de aquella sucesión de encuentros de combate que plagaba muchas aventuras de D&D 3.5.

En 3 horas de juego da tiempo a un par de combates duros, el acceso al complejo lo fue, algo de exploración y un poco de roleo. Pero se pasa, desafortunadamente, volando pese a que los combates se siguen solucionando en D&D 5ª en nivel 3 en un tiempo que personalmente me parece muy adecuado frente a anteriores versiones de D&D.

En mis partidas de D&D 5ª, los personajes suben de nivel simplemente por ir sobreviviendo y avanzando en la historia y la aventura. El sistema es muy cómodo para todos y premia a los personajes por vivir aventuras, sobrevivir y superar retos y desafíos. Esto viene al hilo de los debates actuales sobre el método de entregar experiencia a los jugadores de D&D y el estilo de juego que cada método fomenta. Como jugador de D&D de Dalmau, recuerdo aquellos repartos de monedas, o aquellos posteriores repartos de los px de los mounstros derrotados en 3.5. Divertidos, si. Pero obligaban a un cierto trabajo administrativo que para mi hoy en día no aporta nada.

Creo que la variante que utilizo, además de ser un sistema cómodo, no fomenta algunas actitudes de los personajes y jugadores en pasadas ediciones de D&D que, potencialmente podrían derivar en actitudes no divertidas para el resto de la mesa.


viernes, 23 de febrero de 2018

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 6)




Carentes de cualquier ritmo o periodicidad, avanzamos muy lentamente por la campaña Legacy of the cristal Shard tras el parón navideño.

Fue una sesión corta, de unas 3 horas efectivas de juego, en la que, al menos, se abrieron algunas nuevas posibilidades en el hilo de la aventura.

Comentar que algunos de los hechos que acontecen en nuestras sesiones no siguen el guión planteado en el texto original; he incluido, como supongo que haría cualquier DM, algunas modificaciones en el argumento, especialmente en esta parte final,  para acomodar la aventura a nuestro grupo de juego y a mis gustos. Espero que el resultado guste también, claro, a los jugadores. También  espero poder explicar estos cambios con detalle y otros en una futura entrada una vez que terminemos la campaña por si alguien decide arbitrarla.

También puede ser interesante contar entonces cual es mi opinión final sobre la aventura, ya que va cambiando según la vamos jugando y veo como el material que se ofrece al DM y sirve como hilo argumental de las andanzas de los protagonistas, resulta más o menos útil, inspirador o divertido.

Por aquí el resumen de lo acontecido.
___________________________________________


El grupo de héroes se refugió durante la noche en una de las cuevas termales dentro del glacial Evermelt tras su huida del cubil de la Bruja del Hielo y su esquelético compañero dragón reanimado Muertehelada.
Con ellos estaban los supervivientes de la Tribu del Alce que iban a ser sacrificados en nombre de la diosa Auril y a los que afortunádamente, habían rescatado a tiempo.

Su chaman, el viejo Mjenir, les explicó que la Bruja del Hielo era una joven de su tribu llamada Hedrun,  a quien desterraron hace meses por asesinar a su prometido. Desde niña tenía extrañas habilidades mágicas de las que todos recelaban. No les extrañaba que ahora estuviera al servicio de la cruel diosa del invierno Auril y descargase su ira vengativa contra su propia sangre y el resto del Valle.

Para lo que quedaba de la Tribu, hundidos y desmoralizados tras lo sucedido, solo había una opción; reagruparse y buscar asilo y cobijo en las Diez ciudades. 

Una joven druida de la tribu llamada Bodil, que había conseguido escapar a los recientes ataques del clan de la Tribu del Oso, se unió entonces al grupo de aventureros. Parecía convencida de luchar por salvar al Valle de las amenazas recientes aunque ello la separase de sus propios congéneres. No les vendría mal la ayuda a los aventureros tras la desafortunada pérdida de Lorch, el explorador.

Antes de abandonar el glacial en dirección al campamento de la Tribu del Alce, pudieron contemplar sobrecogidos como grandes manadas de bestias salvajes; osos, lobos o incluso monstruosos yetis acudían a la llamada de Hedrun. Auril y su elegida estaban congregando un ejército que amenazaba a todo el Valle.

Al llegar al campamento vieron que había sido atacado. Cultistas de Auril y bestias de la tundra habían asaltado el lugar y secuestrado a algunas mujeres y niños. Al parecer los llevaban a un antiguo bastión enano en el cercano Pico Kelvin y que ahora les servía de guarida. En el campamento aún quedaban unos osos de las nieves y lobos a los que pudieron derrotar y ahuyentar en combate.

La noche se acercaba y, finalmente, la luna llena llegó y con ella se desencadenó la maldición de la licantropía. Terion y a Bruenor comenzaron a retorcerse entre dolores y a transformarse, por primera vez, en hombres rata. Pudieron atarlos y convencer a los bárbaros para que no acabasen con ellos permitiéndoles pasar la noche con ellos. Al fin y al cabo, les habían salvado, y les necesitaban para rescatar a los secuestrados en el Pico de Kelvin

Tras una noche agotadora, llegó la mañana. Sanadora. Terion y Bruenor volvieron a su ser. Pero muy débiles físicamente.
Mandaron a el pequeño halfling Anry y a los supervivientes a avisar en Diez ciudades del peligro que suponía el ejército de la Bruja del Hielo.

Ellos se encaminaron al Pico de Kelvin. En las faldas del risco, encontraron a algunos de los cautivos. Desnudos y congelados a la intemperie. A la manera despiadada e inhumana del Culto a Auril de realizar sacrificios y ofrendas a su cruel diosa. Aquello sobrecogió a los héroes.

Pero aun quedaba algunos cautivos por los que luchar y muchos motivos por los que buscar una venganza.

También según contaban los ancianos, ese viejo baluarte enano ocultaba un pasaje que podría permitir cruzar al otro lado de la montaña sin escalarla ni tener que dar un gran rodeo a pie; como tendrían que hacer las fuerzas de la Bruja del Hielo en su avance hacia Diez Ciudades. Si encontraban el pasaje, puede que llegasen antes, pese a que marchaban ahora con retraso.

Al poco de iniciar la subida, unos felinos blancos similares a tigres primitivos, que parecían estar del lado de los Cultistas y de Auril, les sorprendieron saltándoles encima.
La lucha se desencadenó en el camino y pudieron finalmente derrotar a las criaturas e impedir que una de ellas huyese hasta su cercana guarida.

A la vista se alzaba una columna de humo cercana. Quizás de la vieja guarida enana que buscaban. De ese lugar también se decía que en el pasado,  estuvo habitada por una raza de gigantes, los  Veerbeg que apoyaron la causa del mal en una olvidada guerra en el Valle.
___________________________________________________________________________


Poco más que añadir a lo dicho. El material original voy a recortarlo en futuras sesiones para centrarnos, si el libre albedrío de los personajes y jugadores así lo permite,  en la trama más prominente relativa a la situación en el Valle del Viento Helado.








domingo, 3 de diciembre de 2017

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 5)



Ahí va el resumen de la última sesión de El Legado de la Piedra de Cristal. 

Como adelanto, uno de los protagonistas fallece y el resto de los héroes acaban escapando para evitar una probable muerte.
_________________________________________________________________________________

El grupo estaba ante la entrada de Siemprefundido, el glacial y las cuervas termales donde la Tribu del Oso, retenía a un par de docenas de cautivos de la Tribu del Alce. Pretendían rescatarlos antes de que los sacrificasen ante su nueva líder, la Bruja del Hielo.

La joven se apareció ante los héroes ofreciéndoles un pacto. Les dejaría escapar si anunciaban en las Diez Ciudades el dominio y la obligación de pleitesía que debían sus habitantes a su patrona, la cruel diosa Auril. 

Los héroes no escucharon y la Bruja se convirtió en un témpano de hielo que explotó en miles de afiladas cuchillas.

Al entrar en las cuevas, un muro del hielo de origen sobrenatural impedía el acceso por el pasaje principal y el resto de túneles se internaban  en el glacial por peligrosos pasajes.
Eligieron un túnel quebradizo y al poco de avanzar se derrumbó hieriendo a algunos y separando al explorador Lorch del resto del grupo. 

Sus compañeros buscaron otra vía de acceso y salieron al exterior donde, desde una gran chimenea natural, vieron una gigantesca caverna helada donde  la Bruja hablaba con un hombre de la Tribu del Alce que se arrodillaba a sus pies. Desde donde estaban no podían oir nada ni tampoco acceder. A su espalda yacía el esqueleto de un gran dragón semienterrado entre el hielo y la nieve.

Lorch avanzó hasta una salida del túnel y vio otra caverna donde los cautivos estaban ateridos y al borde de la congelación, sin ropa alguna, esperando su sacrificio ritual a manos de un chamán de los del Oso y unas locas guerreras que secundaban sus cánticos con un baile ritual consagrado a Auril.

Lorch intentó entrar en la cueva desde una terraza natural descolgándose sin ser visto, pero hizo mucho ruido al descender por la cuerda y alertó a las guerreras. Fue ensartado por sus flechas y cayó golpeándose con el duro fondo de la caverna. Se desangró rápidamente y murió poco después.

El resto volvieron sobre sus pasos y se lanzaron por un curso de agua que se internaba en el glacial. Pudieron valerse de la magia y las cuerdas para no despeñarse por la catarata a la cual desembocaba el río subterráneo. Llegaron a lo alto de la caverna donde Lorch había caído y atacaron al chamán y a sus furias.

El chamán lanzó potentes descargas mágicas de sonido y truenos y las luchadoras eran veloces y taimadas. Bruenor y Caelyn cayeron,  pero pudieron rehacerse en el cuerpo a cuerpo. Desde la distancia, Terion y Anry acabaron desequilibrando el combate.

Tras ello los héroes estaban muy heridos. Los prisioneros les contaron que la Bruja del hielo, era una joven de su tribu llamada Hedrun que había sido expulsada hacía meses por matar a un joven. El hombre con quien hablaba era su padre. El dragón era Muertehelada, o mas bien, su esqueleto. Lo que quedaba del el, rodeado de hielo, tras la muerte que le dieron Drizzt y sus compañeros hace siglos.

Con un estruendo oyeron lo que no podía ser otra cosa que el dragón no-muerto rompiendo su encierro de hielo y piedra. Parecía que la Bruja contaba con un poderoso aliado.

Los aventureros decidieron huir y salvar al menos a los cautivos aunque dejaron a varios compañeros tras de si, como Hengar, Folnor o el padre de la joven.
Los prisioneros conocían un pasaje que les pondría a salvo de la ira inmediata de la Bruja y su dragón.

El futuro se presentaba muy oscuro. Debían huir de Siemprefundido si querían ponerse a salvo. Ya no había salvación para la Tribu del Alce si no podían quedarse a pasar el invierno protegidos en el glacial. Deberían pedir asilo en Diez ciudades.

_____________________________________________________________________________

Y así de mal acabo la cosa, una muerte algo rigurosa en la que quizás las guerreras de la caverna debían haber tenido penalizadores contra las tiradas de sigilo de Lorch y algo de mala suerte acabaron con la pérdida del explorador gnomo. Y un combate en el que, tras los combates y desafíos anteriores, la dificultad resultó excesiva. Todo ello desembocó en la huida final de los héroes.

Así es el d20; imprevisible. A veces las cosas se escapan de control. Pero la sesión fue muy divertida y emocionante. No esperaba que fuera tan dramática. 

Al menos con la muerte de Lorch, dejaron atrás el colgante de piedra negra que nublaba el juicio de los personajes desde hacía unos días. Ahora solo les queda solucionar el asuntillo de la licantropía de Bruenor y la de Terion. Es difícil que encuentren algo que les pueda ayudar antes de la cercana luna llena.

La aventura tiene mucho potencial aunque hay que darle elementos que la hagan más oscura y adulta. También incorporar elementos y la reacción de los pnjs y enemigos a las acciones de los protagonistas para hacerla más dinámica.
Al fin y al cabo, los pjs están luchando contra la elegida de una deidad con poder sobre los elementos, el invierno o las tormentas. 

No les será fácil derrotarla en su territorio.


sábado, 18 de noviembre de 2017

El legado de la Piedra de Cristal; Diario de Terion




Terion es uno de los personajes del grupo de héroes que está enfrentándose a la aventura que estoy relatando en las ultimas entradas del blog.  Está algo fastidiado por una pequeña maldición de licantropía que le corroe por dentro y en unos días, si nada lo impide, con la próxima luna llena, veremos su probable transformación en hombre-rata.

Uno de sus grandes sueños es escribir un libro de sus grandes aventuras.

Por ahora, tenemos un diario de su pluma, que con algunas inexactitudes relata sus ultimas peripecias por el Valle del Viento Helado.

Disfrutadlo;

Día 26 de Septiembre:

Hoy no me siento en el mejor estado de salud para escribir, pero cuando salí de Waterdeep, me prometí plasmar en este diario cada una de mis aventuras, para luego poder contarlas como es debido en mi libro.

Desde el encuentro de esta mañana con El Flaco mi fiebre ha ido mejorando, pero pese a la mejora, a estas alturas estoy bastante seguro de haber sido infectado por la maldición de ese malnacido. Así se pudra y arda en el más profundo de los 9 infiernos. La noche de luna llena se acerca, y casi no me quedan dudas de que esa noche voy a sufrir una transformación.

Mitham me ha dicho que no puede ayudarme, pero quizás haya algún chamán, curandero o sanador en la tundra capaz de ayudarme. Debo hablar con Bruenor, sé que puedo hacerle ver la gravedad de la situación, pero también mis posibilidades de librarme de la maldición si sobrevivo a esta primera noche. He leído lo suficiente para saber que con magia divina me puedo deshacer de la licantropía, y es cuestión de tiempo que podamos dar con alguna persona con suficiente poder para ayudarme. Mientras tanto, creo que nuestra mejor opción es que esa misma noche me aten y me vigilen para asegurarse de que todo está bajo control.
Con la vigilancia adecuada, sé que no haré daño a nadie, y después de esa noche, tendremos un mes hasta la próxima luna; tiempo más que suficiente para librarme de esta horrible carga.

Pese a mi fiebre, hoy había mucho que hacer, y el día ha sido una auténtica locura. Hemos podido rescatar a Duvessa Shane, pero en el proceso casi perdemos a Anry, y he temido seriamente por Caylin, que ha sufrido la mordedura de otro de esos hombres-rata. Pero vayamos por partes…

Lorch ha decidido volver a Brynn Shander antes de que cayese la tarde para informarnos de la dirección en la que iban los piratas Luskanitas que vimos abandonando la ciudad poco después de nosotros esta mañana. Este tema no me preocupa muchísimo; parecían dirigirse a Esthaven, pero Hengar sigue esperando nuestra llegada en el bosque, le hemos prometido salir mañana por la mañana en busca de su gente, y pretendo mantener esa promesa. No le libramos de una muerte segura en una estaca para dejarle ahora morir en la tundra.

Después de hablar con Markhan, le hemos hecho ver que los Luskanitas son un verdadero problema, y que otros licántropos podrían estar amenazando la seguridad de la ciudad. Conscientes de la gravedad de la situación, hemos decidido ir a hablar directamente con Duvessa Shane, pero esos desgraciados Luskanitas nos habían tomado la delantera…
Un niño nos entregó una nota cuando nos dirigíamos a la residencia de la portavoz, y en ella, la propia Duvessa nos instaba a quedar en otro lugar más seguro; el salón de consejos de Bryn Shander, dado que ella notaba que estaba en peligro, y era preciso mantener la discreción.
Pero nosotros no supimos ver el peligro… estúpidos y ciegos, no fuimos capaces de ver que estábamos corriendo de cabeza directos a una trampa de los piratas.

Nos emboscaron en el salón. Nos esperaban allí escondidos algunos de los malditos piratas Luskanitas, preparados para acabar con nosotros. Pero pese a nuestra falta de precaución, conseguimos terminar con ellos.
Cada día confío más en las capacidades de mis compañeros; Caylin maneja sus espadas con una destreza sorprendente, Bruenor pese a su constante estado de malhumor, parece tener un grandísimo corazón bajo la armadura, y me ha sacado ya de un par de situaciones de muerte segura, y Lorch y Anry son mucho más de lo que su estatura deja ver.

Conseguimos sacar información a uno de los emboscadores, para saber donde encontrar a Duvessa, y quien podía andar detrás de todo este asunto. El pobre infeliz nos dijo que la tenían presa en las oficinas de Vaelish Gant. Hemos decidido hablar con Markhan antes, y ahora mismo tenemos algo de manga ancha para actuar por el bien de la ciudad; por suerte para Bryn Shander, puesto que las fuerzas de seguridad aquí parecen desbordadas por la situación actual.

Ha sido entonces cuando casi perdemos a Anry. Por segunda vez en el mismo día, nuestra falta de precaución nos ha puesto en grave peligro. Un glifo custodio preparado para freír al primer incauto que se acercara a la oficina ha pillado desprevenido a Anry, y poco después incluso ha caído inconsciente. De nuevo, algunos de los piratas de El Flaco nos esperaban allí, con uno de esos apestosos hombres-rata, e incluso una criatura de una especie que no había visto nunca antes pero de la que sí he leído, usado habitualmente como familiar de usuarios de magia.
Caylin ha sufrido una mordedura del hombre rata que estaba allí custodiando a la portavoz, pero por lo que he podido ver, no ha sufrido de la misma fiebre que me ha afectado a mi tras la mordedura de El Flaco. Quizás este hombre rata no resultaba tan temible, o quizás Caylin es más resistente que yo (lo cual es muy posible); pero lo cierto es que no creo que esté infectada.

Después de liberarla, Duvessa nos ha contado sus sospechas sobre Vaelish Gant, confirmando así las nuestras propias, y poco después todo ha quedado bien claro, cuando en el camino de vuelta al salón de consejos, Vaelish se ha aparecido ante nuestros ojos, básicamente declarándose culpable de esta trama en la ciudad, y amenazando con hacer caer a sus pies al resto de las diez ciudades sin que pudiéramos hacer nada para impedirlo.
Antes de poder lanzarnos encima del muy bastardo, ha desaparecido en un haz de luz mágica, y
sé lo suficiente para darme cuenta de que esa clase de magia no está al alcance de cualquiera. Vaelish Gant esconde unos pocos trucos debajo de la manga, trucos de gran poder… es obvio que debemos andarnos con ojo.

Como dije, el día ha sido una locura, y estoy alargando esta entrada del diario más de lo necesario. Debo descansar, dormir, y recuperar fuerzas. Mañana a primera hora tenemos que salir en busca de Hengar para acompañarle hasta su tribu, aunque antes me gustaría por fin poder echarle un vistazo al cristal negro que adquirí en el mercado poco antes del ataque de El Flaco. La joya cada vez me fascina más, y quiero saber que misterios oculta. Pero tras eso y un buen desayuno, debemos partir, y con suerte encontrar a alguien que pueda ayudarme mientras ayudamos a la Tribu del Alce.

Día 1 de Octubre:

Llevo varios días con ganas de coger la pluma y añadir unas palabras al diario, pero ha sido bastante complicado. ¿Cual es el sentido de llamarlo diario de Terion, si no escribo cada día? Mis crónicas han de ser documentadas a menudo si quiero escribir luego un verdadero éxito de ventas.

Como iba diciendo, estos días han sido complicados. Desde que salimos de Bryn Shander hace 3 noches, el frío ha ido creciendo a cada hora, hasta alcanzar un punto claramente antinatural. En algún momento he pensado que iba a perder la cordura por el frío, que me atenazaba los músculos y penetraba hasta los huesos.
Estábamos acompañando a Hengar hasta el asentamiento de su tribu, tal y como le prometimos. Pero el frío no ha sido nuestro único acompañante en el camino...
Antes de salir de Bryn Shander, algunos de esos malnacidos Luskanitas me intentaron tentar con palabras vacías y envenenadas para unirme a su clan de roedores apestosos. Obviamente sus ofertas han caído en saco roto, ya que mi único interés con ellos es hacerles pagar por lo que me han hecho. Mi respuesta no les ha debido gustar, porque han estado siguiéndonos a una distancia prudencial durante todo nuestro viaje. Pero esta noche hemos solucionado ese pequeño problema…

Pero bueno, me estoy adelantando de nuevo a los acontecimientos, en lugar de ir en orden cronológico como debería; Veamos si soy capaz de poner en su lugar todo lo que quiero escribir esta noche.

Cuando hemos llegado al asentamiento de la Tribu del Alce, la imagen que nos ha dado la bienvenida no era la que esperábamos. Una columna de humo se elevaba en el firmamento, y de una forma que no auguraba nada bueno. Ante nuestros ojos hemos encontrado una aldea desolada y víctima de un ataque reciente.
Aparentemente la Tribu del Oso, vecinos más o menos cercanos de la Tribu del Alce, atacaron la aldea con un despliegue de valentía y ferocidad muy poco habitual en ellos. Probablemente la Reina de Hielo tenga algo que ver en esto. Es difícil estar seguro, pero parece que estos bárbaros están impulsados por algo más que su propia motivación. Sospechan en la Tribu del Alce que hacen uso de brebajes y malas artes para propulsarles al combate, convirtiéndoles en oponentes más feroces y peligrosos de lo normal.

En cualquier caso, esta buena gente nos ha pedido ayuda para poder salvar a los prisioneros que se llevaron, y aunque ha habido un momento preocupante donde una mitad del grupo parecía dispuesta a ayudar, pero la otra mitad parecía más preocupada por otras cosas, hemos dado nuestra palabra para marchar junto a algunos guerreros supervivientes de la tribu, y rescatar a los prisioneros. Por lo que nos han contado, el asentamiento de la Tribu del Oso se encuentra a algo más de medio día de camino de aquí, en un glaciar junto a unas aguas termales.

Sin embargo, antes de hacernos cargo de esto, debíamos hacernos cargo de los Luskanitas que teníamos pegados a las faldas…
He explicado a mis compañeros lo preocupante que era la situación. No sabíamos cuáles eran las intenciones de los piratas, pero sí que podíamos saber que no eran buenas. Si esta gente tenía intención de hacernos daño, solo iba a ser peor dejarlos campar a sus anchas hasta que nos encontraran en un momento en el que estuviésemos más desamparados o débiles.
Todos han parecido ver un razonamiento lógico en mis palabras, y acompañados de Hengar y un explorador de la tribu, les hemos rodeado en el montículo en el que se parapetaban, y hemos acabado con todos ellos. Aun así, hemos pagado un precio por ello.
Bruenor fue mordido durante la refriega, y ahora está infectado también. Temo que de no haber lidiado con ellos esta noche, el resultado hubiese sido peor; no me extrañaría haberme despertado una noche en mitad de la oscuridad, y encontrarme con esas ratas clavando los colmillos a mis compañeros mientras dormían, y ahora sé que eso ya no es una preocupación.
Sin embargo, un nuevo motivo de preocupación resurge…
Tal y como tenía planeado, hablé con Bruenor durante el camino, exponiéndole mis temores respecto a mi primera conversión, y apelando al sentido del deber y la lealtad que yo sé que esconde tras su semblante serio. Durante nuestra charla, quedamos en un plan de acción para la primera noche de luna llena, pero ahora la cosas han cambiado.
Le pedí que me ataran y vigilaran, para asegurarse de que no iba a ser un peligro para el resto del grupo durante la luna llena. Pero ahora él tendrá que ocupar unos cuantos metros de cuerda, al igual que yo. A estas alturas, creo que mis esperanzas con los chamanes de los bárbaros han desaparecido por completo, pero sé que el mismo Bruenor puede ser capaz de librarse de nuestra maldición, si sigue expandiendo sus conocimientos y su poder como clérigo al servicio de Clanggedin. Solo es cuestión de tiempo que él mismo, o alguno de sus contactos sea capaz de ayudarnos. No pierdo la esperanza.

Ahora solo falta una noche más para nuestra conversión, y es necesario que lo tengamos enteramente presente. Pero antes de eso… debemos descansar, y prepararnos para lo que nos espera mañana. Vamos a necesitar de todas nuestras fuerzas para enfrentarnos a los guerreros de la Tribu del Oso.




sábado, 4 de noviembre de 2017

El legado de la Piedra de Cristal (sesión 4)

Hengar, el bárbaro

Por fin pudimos retomar la aventura tras los normales retrasos debidos al inevitable inicio de las enfermedades víricas en colegios y guarderías.

La sesión anterior anda por aqui.

Jugar esta aventura en sesiones poco frecuentes de en torno a las tres horas de duración está haciendo que el avance de la historia se ralentice bastante. Normalmente ya estarían en nivel 3 tras cuatro sesiones. Por ello, probablemente no la juguemos en toda su extensión. Tocará podar la aventura intentando mantener la sustancia de la historia, los momentos más emocionantes y escenas más potentes. Creo que hay partes de las que se puede prescindir.

Otro tema es que para llevar a los personajes al límite con escenas y desafíos más emocionantes,  lo que veo mas recomendable en estos niveles iniciales, es ir minando los recursos del grupo poco a poco puesto que si directamente se enfrentan a un encuentro demasiado difícil se puede encontrar uno con un total party kill indeseado. Más difícil de gestionar cuando los personajes están en una zona remota sin posibilidad de echar mano de aventureros de reemplazo sin saltarse una mínima coherencia en la historia. Eso si, minar los recursos de los personajes poco a poco, exige de cierto tiempo y numero de encuentros, trampas o desafíos.

En D&D 5e y al principio del día, un grupo de aventureros de nivel bajo, está con sus recursos casi a tope, por lo que en esos primeros encuentros es complicado que se produzcan bajas y el encuentro resulte desafiante.


Sin más el resumen de la sesión lleno de spoilers:

_________________________________________________________________________________

Tras el éxito en Bryn Shander salvando a la ciudad de las maquinaciones de Vaelish Gant y sus secuaces: los piratas de Luskan, por fin podían abandonar la ciudad y cumplir la promesa de ayudar a Hengar, el bárbaro de la Tribu del Alce en su misión. La tundra les esperaba, implacable, al norte.

Antes de iniciar el viaje, algunos de esos piratas de Luskan que aun no habían abandonado la ciudad, hombres-rata algunos, se acercaron al hechicero Terion, afectado por la maldición de la licantropía ofreciéndole unirse a ellos y ayudarle en su "renacer". El hechicero no quiso ni acercarse ni saber nada de ello.

El viaje por la tundra fue mucho más duro de lo esperado. El invierno más duro y crudo había adelantado su llegada de manera sobrenatural y tan solo el bárbaro soportaba difícilmente sus embestidas. Con esa situación, toda su Tribu estaba en peligro sin alimento y expuestos a esas temperaturas sin un refugio a cubierto.
Se cruzaron con manadas de Alces y otros animales salvajes que huían del Norte al que ahora pugnaban a llegar.

Descubrieron que el mismo grupo de piratas de Luskan les seguía desde la distancia con intenciones desconocidas. Quizás veían en Terion, el hechicero, a un posible y poderoso aliado o líder, una vez que se completase la transformación en hombre rata. Quedaban pocos días para la próxima luna llena.

Al llegar al campamento de los bárbaros descubrieron con horror que la Tribu del Oso había atacado. Cuando algunos de sus guerreros estaban en una expedición de caza habían llegado y arrasado el lugar, secuestrando a muchos hombres y mujeres. Al parecer los llevaban a Siempre Fundido, unas cuevas termales en el glacial Reghed, al norte.

Los bárbaros  pidieron su ayuda a los héroes en una expedición de rescate hasta el glacial. Pese a la influencia de la joya de hielo negro que portaba Terion y enturbiaba su juicio y les hacía sentirse más egoístas y avariciosos, aceptaron ayudar a liberar a los cautivos.

Antes de partir decidieron liberarse de sus perseguidores. Al anochecer marcharon  hasta el campamento de los luskanitas. Se habían cobijado en una colina  y sus vigías les vieron acercarse. Se  desencadenó un rápido combate en la oscuridad. 
Acabaron con la oposición pero pagaron un caro peaje; Bruenor, el clérigo enano fue mordido por uno de los hombres rata y la infección se propagaba rápidamente.

Durante la noche arrebataron a Terion la joya de hielo negro, pero tras una discusión, el colgante acabó en manos de Lorch, el explorador gnomo. Algo emponzoñaba la mente de los héroes y les hacía desear con fuerza la posesión del objeto.

Al día siguiente, al alba partieron hacia el glacial junto con una partida de seis norteños de la Tribu del Alce. Hengar y su gúia explorador Folnor, entre ellos.
Folnor les contó como había tenido un encuentro con la bruja del Hielo hacía unos días cuando sus yetis y bestias atacaron su partida de caza.  Les juró que había abatido a la Bruja con un certero disparo de flecha en el centro de su corazón pero que al ir a buscar su cadáver, este se había desvanecido.

Unas horas después, la bruja del hielo, que tenía ojos en todas partes,  lanzó una sobrenatural tormenta contra los héroes que afectó a las fuerzas de los esforzados viajeros.

Al llegar al glacial vieron el campamento de la Tribu del Oso en lo alto. Consiguieron sorprender furtivamente a los vigías y acceder al nivel de las tiendas de los bárbaros.
Allí fue donde un gran guerrero bárbaro desafió al más poderoso de los aventureros en combate singular. Se encaró con Caelyn, la semilefa, pero el resto, poco honrosamente, también le atacaron a la vez
El gigante, en furia berseker, casi tumbó a la guerrera con su gigantesca hacha. Pero fue finalmente abatido por el ataque conjunto del grupo.

El resto de aliados de la Tribu del Alce se les unió. Habían accedido al campamento por otra vía abriendose paso frente a los defensores del lugar.
Donde se encontraban había un gran lago y una cueva que se internaba en las profundidades del glacial en uno de los extremos.
Los cautivos de la Tribu del Alce, no estaban allí, tan solo, junto a la entrada de la cueva,  había un montón de ropas, como si les hubieran obligado a desvestirse antes de internarse en la helada gruta.

Allá abajo les esperaba lo desconocido, pero solo quedaba avanzar y enfrentarse a lo que se les pusiera delante para salvar a los norteños del peligro que amenazaba la supervivencia de toda su Tribu.
_________________________________________________________________________________


En conclusión, una sesión muy divertida. Pese a mis reticencias iniciales al ser una parte de la historia en que el desarrollo de la misma transcurre de un modo más encarrilado, todos lo pasamos genial.

Uno de los méritos de la sesión fue el diferente tipo de escenas que tuvieron lugar. Hubo roleo en escenas con los hombres-rata o los bárbaros. En el segundo caso, en la escena intentaron conseguir ayuda de los bárbaros para atacar el campamento de los luskanitas. Al final fue una tirada exitosa de la habilidad adecuada la que consiguió un par de hombres de refuerzo aunque inicialmente los bárbaros querían descansar para el viaje hasta el glacial.

Otro tipo de escena fue el enfrentamiento contra los elementos; el tiempo atmosférico y la tormenta sobrenatural convocada por la Bruja del Hielo. Las reglas de exhaustion (no se si se habrá traducido como agotamiento en la reciente edición española) son una manera sencilla que no simplista, de controlar ese tipo de efectos variados de una manera intuitiva.

Respecto a los combates, los dos encuentros; contra los luskanitas y frente a los bárbaros de la Tribu del Oso tuvieron aspectos como la posición elevada de los defensores, la presencia de la oscuridad y la noche o los elementos de cobertura y defensa como alicientes al siempre divertido combate táctico, aunque en el segundo combate, por el número de defensores, no vi necesario el uso del tablero táctico.

Lo dicho, muy divertido, el efecto del hielo negro en el grupo crea suspicacias e incertidumbre, incluso se produjo la lucha en el grupo para quedarse con el objeto que ahora está en manos del jugador que lleva a  Lorch, el gnomo explorador.
Lo impredecible de la cercana luna llena, con dos miembros del grupo infectados, también añade mucha emoción a las próximas sesiones.

La próxima sesión promete bastante, con el acceso de los héroes a las profundidades del glacial en busca de los cautivos y lo desconocido.