domingo, 24 de diciembre de 2017

Desafío 30 días; día 21; compras roleras





21.- ¿Importas juegos de rol?, ¿juegas a todo lo que compras?

Si que compro rol de importación, básicamente por que me interesan juegos que tardan años en publicarse en castellano. Además me fío más del buen hacer de los editores originales que de los adaptadores patrios.
Aunque ha mejorado el resultado de las ediciones en castellano de unos años a esta parte y se ve más profesionalidad, todavía tenemos que lidiar con errores de bulto, retrasos, sobrecostes, discontinuidad de las líneas, pérdida de calidad o falta de transparencia ante el aficionado.

Por todo ello, prefiero apoyar a los editores originales de los juegos que aparecen en inglés.
Pero no lo hago por gusto, como he explicado. Leo en inglés, pero para dirigir me resulta mucho más sencillo tener una edición en castellano a mano. Hoy por hoy me tengo que aguantar dirigiendo con el material en inglés.

Respecto a si juego todo lo que compro; obviamente no. Incluso muchos juegos ni los he podido leer a fondo. Soy, o he sido, más bien, un coleccionista.

Hay algo en el rolero coleccionista que lo diferencia de otros tipos de compradores compulsivos. El rolero compra y colecciona con la esperanza de jugar algún día a todos esos juegos de rol, temáticas, ambientaciones y sistemas.  Pero muchos juegos tan solo los leemos u ojeamos. 

La industria se encarga de intentar que compremos más. La publicidad nos atrapa y la maquinaria no se detiene imprimiendo nuevos títulos que no aportan nada y tan solo llenan un lugar en las estanterías.

Si hace unos años nos quejábamos de la escasez de nuevos títulos, ahora ocurre todo lo contrario, pero las propuestas interesantes y que aportan calidad/originalidad siguen siendo escasas en un hobbie como el rol en el que hay poco margen real de variación y aún lo más jugado y comprado siguen siendo propuestas clásicas como D&D, Cthulhu o Vampiro y las innumerables variaciones de estos temas.

No hay comentarios: