sábado, 26 de noviembre de 2016

Cántico por Leibowitz, Walter M. Miller, 1960



Cántico es una de esas novelas de ciencia ficción señaladas unánimemente como un hito en la historia del género.

Desde hace unos meses se puede encontrar una reedición muy asequible en tiendas que vuelve a poner a disposición de los aficionados un título clásico pero difícil de encontrar. Yo he podido leerlo en la versión electrónica de una de sus ediciones anteriores.

Escrito a finales de los años 50, por Walter M. Miller, apareció como tres relatos independientes publicados en revistas del género. En plena guerra fría y habiendo sido el autor soldado en la Segunda Guerra Mundial, la novela refleja algunas de las cuestiones que preocupaban a la sociedad de la época con un tinte más bien pesimista.

Pese a que los relatos aparecieron por separado, tienen un hilo común. En el futuro, y tras una devastadora guerra nuclear, la humanidad (o al menos los Estados Unidos) han vuelto a una edad oscura, primitiva, salvaje y postapocalíptica. A través de una misma orden religiosa y la visión de algunos de sus miembros durante el transcurso de los siglos, asistimos al renacer de esta sociedad condenada por sus errores del pasado. 

La orden religiosa se dedicó por orden de su fundador, el beato Leibowitz, a la conservación, copia y transmisión del conocimiento que se pudo salvar y rescatar tras el desastre nuclear y las hogueras. Su intención; que todo ese saber que ni ellos mismos entendían pudiera ser aprovechado en el futuro para un renacer de la humanidad.

En el primer relato, un joven novicio llamado Francis, en plena vigilia de cuaresma y en pleno desierto, tiene un cómico encuentro con un peculiar viajero. Tras ello,  encuentra unas ruinas del pasado atribuidas al mismísimo Leibowitz. Este incidente altera su propia vida y mucho más la del resto de su orden.

En el segundo relato, 600 años después, unos incipientes científicos descubren el increíble conocimiento que alberga la abadía. Es una oportunidad única  para el renacimiento de la sociedad humana en la que aún no se ha redescubierto la electricidad. A la vez, en las tierras circundantes, se desatan guerras por el control total del territorio. Los caudillos dominantes pretenden servirse del desarrollo de la ciencia y los científicos para fines totalitarios y militares.

En el relato final, se avanzan otros cientos de años. Descubrimos que la sociedad ha vuelto a alcanzar su nivel anterior de desarrollo, incluso ha llegado a alcanzar las estrellas. Pese a ello, la humanidad se encuentra en la cuerda floja, como en el pasado, más cerca que nunca a provocar su propia extinción.

Aunque el tono y el tema de fondo vaya variando, a través de todos estos siglos y de la visión interior de los protagonistas, se van planteando varias cuestiones universales sobre la condición humana. 

Como he comentado, frente el miedo propio de los años 50 a las consecuencias de una escalada armamentística y la guerra, el autor plantea esta visión del futuro quizás como una posible advertencia. Una visión pesimista, de un futuro cíclico y trágico en el que el ser humano parece estar condenado a repetir sus errores y caer de manera inevitable en la barbarie. Se plantea como  algo inherente a su propia condición; como lo es el mismo pecado original

Opuesto a ello, en la novela se refleja la visión del humanismo cristiano, encarnada en los personajes y abades de la orden de San Leibowitz. Esta visión religiosa no soluciona los fatales acontecimientos pero lleva a que el ser humano trascienda y salve, al menos, su propia alma del desastre. La manera en la que los religiosos de la orden afrontan los acontecimientos se enfrenta al del resto de personajes y acontecimientos. Incluso hay muchas citas en latín y referencias a diversos elementos de la vida del sacerdocio.Pese a esto, en algunos momentos,  ni las mismas hipocresías y contradicciones de la jerarquía religiosa y la religión se libran del sentido crítico y la ironía del autor.

En fin, poco más. Por cuestiones personales no comulgo, nunca mejor dicho, con las partes religiosas de la novela. No se si el autor pretendía realizar un panfleto o se planteaba dudas espirituales.  El tono de blanco y negro en que se opone por momentos el desarrollo, la ciencia y la condición humana a la salvación religiosa y espiritual tampoco me convence. Quizás no sepa yo interpretar mas allá.

No es un novela clásica de aventuras ni de space ópera, por lo que decepcionará a quienes busquen el satisfacciones rápidas. Tampoco tiene un gran estilo narrativo, aunque sus personajes, diáologos y las reflexiones que por boca de ellos nos transmite el autor, son muchas veces brillantes y profundos.

Con todo, es original y entretiene, va de más a menos. Recomendable por los grandes temas de fondo que trata, por sus momentos brillantes y la reflexión a la que invita. Todo eso trasciende las cotas habituales del género.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Stranger Things, Netflix, 2016; Más que nostalgia


Por fin he podido ver una de las series de las que más oía hablar últimamente en los círculos del fandom: Stranger Things.  En la serie se hacen referencias al juego de rol Dungeons & Dragons, entre muchas otras menciones, más o menos explícitas, a la cultura friki de los años 80 y 90  y por ello ha suscitado más comentarios si cabe. Podría parecer que es un mero ejercicio de nostalgia autocomplaciente, pero, por suerte, consigue llegar más allá.

La miniserie de 8 episodios ha sido creada para el canal de TV de pago Netflix y se podría enmarcar en el género de thriller fantástico. Iluso de mi, pensaba que la serie sería autocontenida en una sola temporada, pero parece que van a continuar con una segunda temporada. Lo que manda es la audiencia, y si esta responde, se intentará alargar cualquier argumento hasta el infinito.

En general me ha resultado muy entretenida y me ha tenido enganchado hasta el capítulo final. 

Esto no deja de ser una cosa de gustos, pero sin duda, la serie está hecha con mimo, acierto y saber hacer consiguiendo crear una historia enmarcada en una época concreta como si fuera una más. Un estupendo pastiche. 
Grandes actuaciones, personajes creíbles y entrañables o una trama consistente son algunos de sus puntos destacables. La puesta en escena y la recreación de la época está también muy lograda. 
El desarrollo de la trama me ha resultado dinámico y con una sensación de emoción creciente por descubrir como se desmadejaba la historia.

Lo malo es que el argumento es tan  deudor de sus referentes que acaba siendo algo previsible y poco sorprendente. No en vano han pasado casi 40 años desde los 80 y hemos consumido muchas historias. El grado de sorpresa y sentido de la maravilla en el espectador es más limitado. Puede que al adolescente de hoy en día, muchas de estas referencias y clichés le pillen, por suerte, por sorpresa.

En fin, solo puedo que recomendarla. Hasta con sus puntos en contra sigue siendo un producto divertido y que recreará en vuestro salón de estar y de manera cristalina la diversión de aquellas historias del cine fantástico de los 80 y 90, no solo copiándolas sino también y por suerte, dándoles brillo para la ocasión.