lunes, 23 de mayo de 2016

Eligiendo unas reglas y un sistema de juego para tus partidas de rol



Esto es lo que pasa cuando no juegas a menudo, te acabas poniendo a desbarrar y teorizar. ;)

De un tiempo a ahora he leído a menudo que el sistema y las reglas del juego de rol que eliges para jugar condicionan de una manera determinante el desarrollo y la diversión en las partidas.

Realmente, no me parece que sea en absoluto así. No al menos por los sistemas que conozco ni basándome en mi experiencia. 

Supongo que estas ideas sobre la influencia del sistema en la diversión o el resultado vienen de  los diseñadores de juegos o el system matters de Ron Edwards que surgieron en los años 90. Según creo entender de todo aquello, se pueden crear sistemas de juego más acordes con lo que busque un determinado grupo de jugadores. Muy de acuerdo. Lo malo de eso que empezó a usarse mal como una "vara de medir" los juegos. En absoluto de acuerdo con esto último. Como explicaré, en los juegos de rol hay otros elementos que pueden hacer tus partidas mucho más (o menos) divertidas.

Pese a las similitudes, un juego de rol no es un juego de mesa. Si consigues un diseño original, innovador, muy accesible y divertido con un juego de mesa probablemente muchos grupos diferentes se divertirán. En un juego de rol, en cambio, las reglas y el sistema no son el único elemento determinante. Durante una partida hay otros factores mucho más importantes; la ambientación, la aventura y lo que es mas importante, los jugadores (el DJ, si lo hay y los jugadores). El peso de estos otros elementos es mucho más decisivo para la diversión y el desarrollo del juego. 

Realmente, mal que les pese a los que diseñan juegos, esos otros aspectos muchas veces no se pueden controlar desde la parte del diseño de las reglas. Tampoco creo que sea  posible crear un sistema para cada grupo. Cualquier grupo puede coger cualquier juego y "personalizarlo" con la manera en que lo jueguen, las aventuras que elijan o la ambientación en la que discurran las aventuras como le apetezca. El resultado en cada mesa será totalmente diferente.

Entonces ¿como es que se dice que hay sistemas "mejores" o "mas divertidos" para jugar? Esto, en mi opinión, es en base a que se valoran poniendo el foco en otro elemento de los juegos: las historias que surgen cuando juegas con ellos.

Cuando se pretende simular un tipo de historias, los sistemas de reglas de algunos juegos de rol cuentan con maneras o subsistemas para forzar que esas mismas historias tengan lugar. O bien lo dejan en manos de los jugadores o el DJ otorgándoles autoridad narrativa por encima incluso del resto de las reglas.

No es que con casi cualquier juego no puedas conseguirlo. Tan solo es que en algunos juegos se "impone" una manera en la que deben desarrollarse las aventuras. O se deja que los jugadores decidan el curso de la historia. Estos juegos de rol cuentan con elementos de storygame, juegos de narraciónaquellos  en los que entre todos los participantes se decide el curso de la historia. Muy divertidos si, pero no buscan exactamente lo mismo que otros juegos de rol ni valen para todas las ambientaciones, aventuras y grupos de juego. Lo que consiguen en algunos aspectos lo pueden llegar a sacrificar en otros.
Un ejemplo: un juego puede tener reglas para forzar que los protagonistas se vuelvan locos al final de las partidas y que esto suceda siempre. Eso puede que no sea del gusto de muchos grupos de juego.

En base a todo lo anterior, mi consejo ante la elección de un sistema de reglas, es que pruebes cualquier sistema que te parezca atractivo (y que tenga reglas para la ambientación que os guste) e intentes jugar las aventuras que os gusten en las ambientaciones que mas os molen. Si el sistema os "estorba", resulta lento, poco detallado, demasiado ligero o todo lo contrario, demasiado intrusivo, mejor que probéis otro que os resulte más divertido.

Realmente no creo que haya un mejor sistema para jugar un tipo de partidas y que estas sean más divertidas o se desarrollen de un modo determinado, sino aventuras, ambientaciones que interaccionando con ciertos grupos de juego harán que estos se diviertan más o menos o que sus partidas se desarrollen de manera diferente.

¿qué os parece? ¿os parecen tan determinantes las reglas para la diversión o para el desarrollo de las aventuras y partidas?


9 comentarios:

Gica Sabinescu dijo...

Yo creo que una mala elección de sistema si puede afectar e incluso arruinar la diversión. Si para los jugadores resulta - lo que no tiene por qué significar que lo sea de verdad - farragoso, difícil o les corta el ritmo de juego, habría que replantearlo o buscar otro.

A pesar de ello, si la ambientación y la historia son buenas, si atrapan a los jugadores y les hace meterse bien en partida, las penurias con las reglas se perdonan. A la inversa, en cambio, creo que no.

Bester brainstormer dijo...

si, como digo en la entrada, no todos los sistemas son para todos los grupos, pero como dices hay factores más importantes.

En realidad es quitarle un poco la importancia a las reglas y darsela mas a otros aspectos de las partidas.

parece que muchos juegos solo pueden ser jugados de un modo cuando no es asi.

saludos!

Antonio Alvarez dijo...

A mi sí hay reglamentos que me impiden disfrutar de las partidas que no sean breves porque hay unos cuantos que penalizan mi estilo de juego. Aunque eso con el tiempo ha ido cambiando al irse imponiendo el roleo sobre el combate. De todos modos estoy de acuerdo con que el problema no es el reglamento sino personal. A unos les va manejar un balón con una mano y a otros con el pié.

El tema creo que es que el reglamento es como el asiento del piloto de un coche. Cuando uno diseña un juego, y yo he diseñado unos pocos, lo hace pensando en su satisfacción, y el problema es que siempre va haber gente más alta o más baja que tú para el que el retrovisor, la distancia del asiento y tal no están en la mejor posición. Por ejemplo a mi gusta más resolver la cosas hablando, me parece más desafiante que tirar dados, así que durante años he visto que en ciertos juegos yo no progreso y otros, los hostiadores, sí. Incluso me he llevado alguna bronca por evitar combates negociando porque privaba a lo demás de subir de nivel. Lo mismo me pasaba en L5A. Como no me interesaba el mundo del honor mi personaje no progresaba porque las reglas no premian con experiencia a quien no sigue ciegamente lo que DICTA el reglamento. Así que sí, hay reglamentos cerrados que penalizan ciertos estilo de juegos, o ciertos reglamentos que se defienden de aquellos que no quieren seguirlos a RAJATABLA para expulsarlos y así no fastidien a los demás jugadores.

La reglas son determinantes para las aventuras porque ningún reglamento resuelve igualmente bien todas las situaciones y porque la experiencia suele recompensar sólo ciertos comportamientos (la experiencia es algo que no interesa al verdadero rolero y por eso creo que debería desaparecer). Cada reglamento favorece un tipo de tramas y de desafíos, algunos entorpecen incluso algunos tipos de tramas y de desafíos. Los peores de todos, como siempre, son los tibios. Los genéricos. Ni chicha ni limoná nunca es satisfactorio.

Si a mi no me gusta un juego es por sus reglas, si a mi no me interesa un juego es por su ambientación. Esa es mi posición. Pero siempre hablando de reglamento a secas. Cuando hay un tío detrás la cosa cambia porque puede ser laxo. No es lo mismo el reglamento que el master, aunque muchas veces, cuando se trata de fanáticos, es lo mismo.

Bester brainstormer dijo...

Antonio, entiendo tu punto pero creo que cada juego va de lo que va, no creo que intenten penalizar o expulsar a nadie. Si vas en contra del juego o de la ambientación o las aventuras es lo que pasa.
como digo el sistema es importante. Y por eso hay que elegir uno que te guste.
de todos modos solo cuentas experiencias con juegos cuyo sistema no te gusta.
tu prefieres un tipo de reglas, y cuando juegas con esas reglas que te gustan, al final son secundarias; importan mas el resto de las cosas de las que hablo.
En tu caso, has elegido sistemas que no te gustan y grupos de juego que no querían ceder en las partes de reglas que te molestaban.
No conozco L5A, pero por ejemplo en D&D, desde hace unas cuantas ediciones, se puede cambiar el sistema de experiencia por uno por objetivos conseguidos o metas sin que el juego se resienta. Y son opciones contempladas en las mismas reglas.

las reglas no determinan las aventuras, si acaso al contrario. Si hago una aventura en la que no hay combate y todo es hablar, las reglas del combate no pintan nada.


La experiencia o la mejora la tienen casi todos los juegos y conozco muchos "roleros verdaderos" a los que les gusta ;) es una de las cosas divertidas de los juegos de recursos. Obviamente es un tema añadido al roleo, pero es un plus para muchos.

saludos :)

Antonio Alvarez dijo...

No creo que los diseñadores vayan contra ciertos jugadores pero sí que al diseñar sus reglas no piensan en que hay otros tipos de jugadores. Pero esto, como dije, es algo más del rol del siglo XX que del presente. Claramente hay reglamentos a secas que no recompensan o penalizan ciertas estrategias. Los ejemplos que he puesto son para ejemplificar que los reglamentos no suelen ser neutrales. Lo mismo pasa con los juegos realistas, esos de tiro/muerto. Eso evidentemente limita ciertas estrategias.

El reglamento sí limita las aventuras porque hay juegos que no cubren todos los aspectos. Hay, o había, juegos que sólo hablan de combate dejando todo lo demás en la oscuridad por lo que el master se queda en bolas si no hace mazmorras y aventuras pasilleras.

A mi hace tiempo que la experiencia no me atrae y creo que no es necesaria para divertirse. Aunque evidentemente es un aliciente y una motivación extra. Pero quién tiene tiempo hoy para que los px se vean?

En fin, como tu dices es cuestión de gustos. Se ha de escoger los reglamentos por gustos personales, no por las aventuras que se quieran jugar. La diversión no la dan los reglamentos, sino las personas.

Bester brainstormer dijo...

bueno, eso de las personas se podría aplicar a casi todo. en principio no es solo eso de lo que hablo.

a ver si me explico:

partiendo de que elijas un reglamento que te resulte cómodo, para que una partida sea divertida, influyen más los otros factores que comento: el grupo que es una parte activa, la aventura y la ambientación y como se refleja en las reglas..
como dices hay ambientaciones y aventuras que te obligan a ir en una dirección y no jugar en contra de lo que se propone en ellas.
el sistema asi en crudo no me parece que imponga tanto.

Antonio Alvarez dijo...

Estamos totalmente de acuerdo, lo que pasa es que entendí que minusvalorabas la influencia del reglamento. Creo que este influye bastante pero menos que las otras cosas, el tema es que siempre está ahí y los otros son más fluctuantes por lo que a la larga puede acabar pesando más que lo demás.

Bester brainstormer dijo...

realmente solo creo que el reglamento sea determinante en el extremo negativo de la cosa: cuando a todos los jugadores les molesta el sistema de reglas. entonces si que creo que es un factor muy importante
como he dicho, ahora se habla tanto de las reglas y los sistemas en abstracto que creo que hay que reivindicar más el peso específico de los otros factores. La ambientación (a los que les gustan) es un factor que también se puede controlar desde la parte del diseño de los juegos y que muchas veces se deja un poco de lado, ultimamente.

saludos

Antonio Alvarez dijo...

Igual no deberíamos seguir prolongándolo... Creo que tienes razón en parte. La gran mayoría de los reglamentos no dan problemas porque molestan poco pero hay unos pocos que molestan mucho porque son poco flexibles. La polémica está en que por estos últimos parece que el reglamento es un gran problema, cuando en realidad lo son los otros factores que dices. Es evidente que te divertirás mucho más roleando con colegas con un reglamento que no te gusta, que con uno que te gusta pero con gente con la que no armonizas o con un master que te aburre. Lo que pasa es que uno desos reglamentos problemáticos es el del juego de rol más popular, pero pensando en sus versiones 2, 3 y 4, y eso hace que parezca un problema universal. Yo lo que te decía antes, antes juego a un juego con un reglamento que no me guste, a uno con una ambientación que no me guste.