martes, 11 de febrero de 2014

Mecenazgos, preventas, bombos publicitarios y otras hierbas




Hace unos días se hablaba en G+ sobre las ventajas de los modelos de mecenazgo en el sector de los juegos de rol. En ese caso se debatía poniendo como ejemplo Patreon, la plataforma de mecenazgo de la que se está sirviendo la  gente de Evil Hat para crear y publicar  una serie de aventuras periódicas para el sistema y juego de rol FATE.

Con la aportación de los interesados, se asegura una continuidad a una futura  línea de aventuras que puede que se liberen a cambio de la cantidad económica que se quiera (pay what you want) o puede que tengan un precio similar al que han pagado los mecenas; en torno a los 4-5$.

En aquella charla, una postura extendida es la de que éstos modelos son algo deseable que debería generalizarse como medio de democratizar quien publica o quien no, instaurando una nueva relación creador-comprador que obviaría a las editoriales y su filtro absolutista.
Se comentaba que con estos modelos todo el mundo gana; los creadores, los consumidores y aquellos no interesados en un principio, puesto que el producto será puesto en descarga casi gratuíta. Cultura libre, aducían.
Examinando el tema en detalle, no creo que todo el mundo se beneficie de una manera tan clara. De un modo utópico, suena muy bonito decir que la generalización del modelo produciría beneficios para todos. 


Los modelos de mecenazgo están en boga y han sido diseccionados abundantemente. Un ejemplo del amigo Carlos de la Cruz, por ejemplo. Todos tenemos nuestra opinión sobre el particular. Hasta yo mismo hablé del tema a cuento del mecenazgo de la edición impresa de La puerta de Ishtar. Creo que la mayoría coincidimos en que estos modelos tienen ventajas e inconvenientes. Yo incluso he comprado algunos de estos proyectos y algunas preventas apostando por productos o creadores que me parecían interesantes.

En cualquier caso, tengo razones en contra de que ésta manera de editar se generalice. El excesivo bombo publicitario (hype) que se genera sirve para crear expectación sobre productos que muchas veces ni están cerca de su forma final y sobre los que se espera el impulso de los mecenas para ser desarrollados por completo. En algunas ocasiones, los que apuestan por uno de estos proyectos pagan por algo que no existe, por algo que puede ser y que muchas veces, en su forma final, no será  lo que esperábamos.
En otras ocasiones, editoriales o autores de renombre se valen de éstos modelos principalmente como plataforma publicitaria. Es comprensible que se empezasen a usar de ese modo en una época en que parece que las cosas valen más la pena si se habla mucho de ellas. El fin principal de algunos autores de renombre no es que se publique el juego sino que se hable de el. ¿pero de qué se puede hablar cuando no está un producto terminado? Pues principalmente de expectativas; de lo que nos gustaría que fuese el producto. Nuestra imaginación y sueños se evaden imaginado que eso por lo que estamos pagando quizás sea  ese sistema soñado, ese suplemento sin igual o esa aventura que eclipsará al resto...y que además conseguiremos de manera exclusiva antes que muchos otros frikis. Ya oigo gotear la saliva de los fanboys.

¿Necesita Monte Cook o la gente de Evil Hat, un soporte o ayuda de mecenas para publicar y vender sus productos? Obviamente no. Por lo cual los que participamos estamos, en mi opinión, siendo utilizados como vehículos del hype.
En otras ocasiones el humo se vende, se consigue el dinero y a los meses (a veces muchos) se termina algo que mandar a los mecenas. Realmente, puede que el resultado ya no importe mucho. -Total, ya han pagado-se dirá algún creador.-mejor me pongo a pensar en el siguiente.

Y para mi estas siguen siendo algunas de las grandes desventajas de estos modelos. Creo que no es necesario que se generalice ésta nueva manera de crear y consumir rol basado en estos formatos en los que se paga por promesas de productos y en los que hipotecamos nuestro dinero a largo plazo.  Si se usase con cierta responsabilidad por parte de los creadores y los consumidores creo que bastaría.

Personalmente, quiero seguir viendo los productos acabados tras pasar por el filtro de una editorial, puesto que creo hacen una labor fundamental en el proceso de publicar un libro,  o  como mucho, ver mecenazgos de productos  que no se podían publicar de otra manera y no verían la luz. Quiero poder  valorar como si fuera un producto que ojeo en la estantería de mi tienda preferida, si me interesa o no; y los que hacen un mecenazgo tienen herramientas para mostrar contenido a los interesados. No quiero pagar por que me vendan humo. Y recomiendo a quien puedo y a los consumidores de éste tipo de productos que obre de manera similar si no queremos que la calidad de los productos que recibamos en nuestras bandejas de correo o buzones, baje significativamente. O bien eduquemos a nuestros creadores para que, a no ser que gestionen estos proyectos de otro modo, no reciban nuestro dinero a cambio de muy poco.

No me gusta un modelo en el que el riesgo va a cuenta mi dinero o del escaso dinero que tengo para ocio. El modelo de los mecenazgos actuales debe mejorarse para que se pueda supervisar el proceso creativo asegurándose que se apoyan proyectos que realmente merecen la pena y no están vendiendo estampitas. El proceso creativo necesita de una cierta supervisión para asegurar que se llega a unos mínimos de calidad, en mi opinión. Racionalicemos el uso de estas útiles herramientas, no las generalicemos sin criterio. No se en qué manera puede tomar forma un proceso que regule el intercambio entre autor y consumidor en el que el consumidor esté menos desprotegido que el modelo de mecenazgos que se propone. Ese papel lo han ido ejerciendo las editoriales, pero si el cambio prospera no se quien ejercerá ese importante papel.

Al final la recomendación que me hago es la de consumir de manera responsable. Quizás sea una manera en la que se pueda conseguir mejorar el modelo cultural y de distribución actual.

15 comentarios:

Carlos de la Cruz dijo...

Coincido contigo en que muchas veces en estos mecenazgos se compra "a ciegas", porque muchos tienen poco más que un vídeo chulo, un par de imágenes (y no ejemplos, no; son todas las imágenes de las que disponen en ese momento), y muchas, muchas buenas promesas XD. Ya ha habido pifias descomunales en este sentido, con gente que ha ofrecido el oro y el moro y después no han hecho nada con el dinero recibido. Buscad "Axes & Anvils", de Mike Nystul, para tener un ejemplo bastante aterrador sobre esto.

Yo comencé apoyando el kickstarter del Player's Companion de ACKS. Desde el momento en el que apoyé el proyecto me enviaron un PDF con el suplemento entero, sin imágenes. Directamente con eso, podía jugar. Después fueron añadiendo cosas, pudimos ir comentando, etc., pero desde el momento en el que lo compré, tenía ALGO; un producto, no una promesa. Otros kickstarters que he apoyado traían detrás nombres de gente que o bien habían conseguido publicar antes buenos productos (Evil Hat, Moon Design) o bien habían llevado a cabo kickstarters con éxito antes. En este tipo de asuntos yo me fio por dos criterios:

- Si no has publicado nada antes, y es tu primer kickstarter, mejor que me des una versión lo más completa posible de tu producto mucho antes de que se acabe la campaña.
- Si has publicado antes otros productos, o no es tu primer kickstarter, y me gusta la calidad de tus anteriores trabajos, puedo confiar en tí.

En cuanto a si este modelo va a acabar con las editoriales, o si llevan el riesgo del lado del consumidor... pues ese es un asunto del que se puede hablar largo y tendido :D. Personalmente, creo que hay que ir caso por caso. Quizá Evil Hat no necesitaba un KS para sacar su FATE Core, pero por un precio ridículo conseguías un montón de PDFs; FATE of Eos es un KS de un producto que no estaba más que en sus inicios, pero comprando el PDF te llevabas un montón de PDFs de la anterior versión del juego; quizá al final el Lanzanos de HeroQuest sí que merecía la pena, por la cantidad de stretch goals que se consiguieron, pero para mí hay problemas éticos y de credibilidad que me han hecho no apoyarlo. Y, realmente, para algunos aficionados con una buena idea, es o tirar de kickstarter y conseguir un pequeño empujón para sacar adelante un producto, o perder pasta que realmente no tienen. O sea, un poco para aquello que se inventó esta modalidad de financiación de proyectos :D.

Como bien dices, lo más importante es consumir de modo responsable :).

Cronista dijo...

Imagino que, con el tiempo, se irá desarrollando una cierta inmunidad al hype por parte de los posibles consumidores, cuando tantos y tantos proyectos abusan de esta fórmula de presentación.

Encuentro particularmente paradigmático el caso de Monte Cook. Publica mediante crowdfunding su juego Numenera, recaudando una enorme cantidad de dinero para ello. A continuación, deja la línea en manos de otros autores, y se embarca en un nuevo CF de otro juego.

Ya ha sacado el manual, que es lo que más vende, así que a repetir con otro, es una forma de interpretar sus actos. Es un plan editorial más propio de una compañía importante que de un autor que se declara comprometido con sus proyectos.

Claro que, por otra parte, si los compradores están satisfechos, tampoco hay mucho que reprochar. Probablemente habría hecho lo mismo de sacar el juego de una forma medienta métodos más tradicionales. Es sólo que, como dices, esta fórmula -el CF- parecía estar pensada para dar salida a productos que no podrían salir de ninguna otra forma.

El balance general que hago de esto es positivo. Aun con sus contras, creo que la generalización del CF es algo bueno. Eso sí, hay que tener un poco de criterio a la hora de distinguir entre proyectos solventes y el puro y simple humo.

Un saludo.

Bester dijo...

@Carlos: como dices, el modelo tiene sus inconvenientes pero el modelo editorial también los tiene al no publicar ciertos materiales. Así que una cosa se compensaría con la otra en cierto modo. En fin, no me convence que se haga un movimiento mucho más grande de lo que es actualmente por los inconvenientes que señalo.

@Cronista:sin duda, el ejemplo que cuentas es significativo. Es verdad que puede que el balance sea en general positivo dependiendo de las experiencias individuales igual que muchos renegarán de las editoriales. En cualquier caso es cierto que se pone mucho más material a disposición de los aficionados y eso siempre es bueno.

saludos y gracias por comentar a ambos :)

josemasaga dijo...

Como tan insignes comentaristas apuntáis, creo que estamos aprendiendo a usar bien este sistema, después de la emoción inicial hace un par de años.

Yo, erre que erre, sigo echando en falta el rescate. Ahora apoyo mayoritariamente a los creadores que, habiendo alcanzado el mínimo propuesto, liberan su obra en soporte electrónico.

Bester Brainstormer dijo...

jose: no conozco ejemplos de ese sistema de rescate, pero no suena mal.

aún así creo que la falta de información puede ser un problema igual en un modelo como el que cuentas.

como bien apuntas la gente está aprendiendo a usar la herramienta pero creo que es más una herramienta en la que destacan demasiado el y los fanboys, a veces.

Ignacio Muñiz dijo...

Interesante artículo, coincido en algunas cosas, y en otras no, pero vamos a ver cuales...
Intentaré ir contestando en el orden en que has escrito, porque es largo y si no me haré un lio.

En referencia a la charla que genero el debate, yo creo que nunca he apostado por que desaparezcan las editoriales. Yo creo que estos cambios en financiación son para todos, y tengo muy claro que el trabajo editorial es en la mayoría de los casos fundamental. Obviamente no siempre, y hay combinaciones creador/consumidores que funcionan de maravilla sin editorial de por medio. Sí funciona para el consumidor, pues bien está, eso no creo que quepa duda.

El trabajo que hacen las editoriales a mi me parece fundamental, y si el autor se auto publica, puede permitirse no tener una editorial detrás, pero eso no implica que pueda evitar todo el trabajo que hace la editorial normalmente. Los que lo eviten, probablemente fracasarán, o su éxito será siempre muy marginal, o incluso teniendo mucho éxito, la calidad se verá muchas veces comprometida.

Hasta ahí, creo que está clara mi postura al respecto. Editoriales sí y editoriales, no, lo importante es que el trabajo se haga bien, no quien lo haga, o como lo llamemos.

Otra cosa, que yo sí he afirmado, y sigo pensando es que en muchas ocasiones hay contenidos que no llegan a ver la luz simplemente por que no pasan el filtro que las editoriales hacen pasar a todos los productos que se les presentan. Esto puede ser por motivos tan variados como:

El trabajo es impresentable, no pasará el filtro editorial jamas.
La editorial no publica ese tipo de contenido, con lo cual por muy bueno que sea, lo rechazarán.
El autor lo presento a tres editoriales, como ninguna lo quiso, desistió.
Podría poner otros 80 supuestos, pero, creo que está claro, las editoriales no son todo poderosas, y que algo no sea seleccionado por una de ellas no equivale a que no merezca ser publicado.

La opción de la auto publicación creo que es genial para autores que por uno u otro motivo, no consiguen llegar al mercado convencional, así como para los que directamente no quieren estar en ese mercado y prefieren ir por libre.

La relación en la que insistes de hype=crowdfunding, la veo algo exagerada. Está claro que el crowdfunding se ha convertido en parte en una herramienta de marketing, pero eso no quiere decir que sea solo eso. Los mecenazgos aportan mucho más, como por ejemplo dar la posibilidad de publicar a quien no lo consigue de otra forma, o ser una herramienta en manos de los editores para hacer un estudio de mercado prácticamente infalible sobre la aceptación de un producto entre su publico objetivo, o incluso, entre el publico en general.

Ignacio Muñiz dijo...

Por otra parte, yo pienso que el hype no lo generan las empresas, si no que se lo auto generan los consumidores. Yo antes me hypeaba muchísimo cuando salia una serie nueva, si había temporada nueva de los Soprano, contaba los días para descargarla y ponerme a verla. Desde que deje de descargar contenidos, la verdad, el hype ha desaparecido. ¿Han cambiado las estrategias publicitarias de las marcas? No, he cambiado mi actitud frente a su publicidad. Ya pueden hacer un crowdfunding para que patrocine Juego de Tronos, que yo no la voy a ver hasta que yo decida que el formato en el que se me distribuye es aceptable para mi. Es más, culpar a quienes producen, dirigen, interpretan o publicitan Juego de Tronos de mi hype, me parece como poco infantil... sin ningún animo de ofender, pero ya somos mayorcitos para decidir que consumimos. Si te da el hype, te recomiendo que esperes al menos una semana en comprar lo que sea, lo sopeses bien, lo consultes con tus padres/cónyuge o con tus amigos más críticos, y si una semana después sigues decidido de que eso es lo que quieres, adelante. Pero por favor, dejémonos de comprar de forma compulsiva y luego quejarnos de la calidad, o de que lo compramos por que “la publicidad me dijo que lo comprara”. Por favor, Bester, no te tomes este comentario, ni nada de lo que digo, como personal, aunque parezca queme dirijo a ti, no creo que hagas eso, no se como compras, ni necesito saberlo, solo es una forma de expresarme, respondiendo a tu entrada, no a ti personalmente.

Yo no sé si Monte Cook o Evil Hat necesitan hacer un CF para publicar Numerenea o Fate Core, la verdad, y lo cierto es que me resulta indiferente, tanto que no participe en el crowdfunding de ninguno de ellos (creo que he participado en menos crowdfunding que la mayoría de detractores del sistema ;-P ). Pero no es solo que a mi no me interese, es que no veo que se le pueda objetar nada a nadie por hacer un crowdfunding, ni que esta gente estén usando a nadie como vehículos de Hype. En ambos casos, mis contactos en redes sociales echaban humo, todo el mundo hablaba de Fate, de cada actualización, de la cantidad de pdfs por 10€, de lo guais que son los editores. A mi me daba igual.

Al final compre Fate Core por $0, lo mismo queme costo FAE, lo que me ha llevado a esperar con ganas la versión de ConBarba, porque lo que leí me gusto, y ya tengo precomprado FAE en castellano y deseando que publiquen el Core. Creo que el Marketing de Evil Hat funciono, pero yo no me sentí en absoluto hypeado, solo han tenido que liberar los pdfs, para que yo vea el contenido y decida que quiero esos libros, ya que salen en español, pues mejor, EH se lleva su parte de todas formas, y además colaboro con una editorial española.

Lo dicho, ningún problema en que las editoriales usen estos nuevos formatos. Me parece magnífico.

Y llegando ya al final de tu entrada, sin duda, como dices yo también pienso que la editorial hace un trabajo fundamental en el proceso ya lo comenté antes, también creo que se deberían hacer mecenazgos de obras ya terminadas o a punto de terminarse, a falta de detalles que requieran financiación (libro escrito que necesita dinero para imprenta, por ejemplo).

Las recomendaciones para los consumidores, pues me quedo, y creo que está claro en mi respuesta con la última que das. Hay que ser responsable en lo que compramos, ya que hoy en día es de las pocas cosas que aún nos dejan decidir (¡y no siempre!), así que usemos nuestro libre albedrio con responsabilidad que será lo mejor.

Ignacio Muñiz dijo...

Paso a responder a los comentarios que ya cogí carrerilla...

@Carlos de la Cruz: hay varios mecenazgos que no han llegado a buen puerto y han acabado mal, algo normal, pero parece ser (no tengo los datos a mano, sorry) que un porcentaje bajo del total.

Como bien dices hay quien ofrece ver la parte más importante del producto a los mecenas, fomentando la confianza, y dejando claro por qué se está pagando. Me parece fundamental. A igual que muy acertadaos tus criterios para otorgar tu confianza a un proyecto. Volvemos a lo mismo que es consumo responsable. Esto es fundamental independientemente del sistema de venta.

Como bien dices se debe estudiar el tema caso a caso, por que hay mucha variedad. Lo importante, estudiarlo antes de poner la pasta :-P

@Cronista: como bien dices a cliente satisfecho, poco se le puede decir, seguro que ha acertado. Por otra parte, lo que comentas de Monte Cook ¿Se comprometió en el KS a escribir más libros el mismo? Yo creo que los compromisos en un sistema así han de ser claros, si lo promete y no lo cumple, está claro que su siguiente intento fracasará. Yo no sé que hzo Cook, pero si le va como le va, supongo que cumpliría sus promesas con el primer KS que hizo.

@Josemasaga: totalmente de acuerdo, la herramienta es cojonuda y la mayoría de las criticas que recibe dependen del mal uso que se le da. Por otra parte están los que le dan un uso cojonudo, como por ejemplo el rescate o Ransom, que es al fin y al cabo un crowdfunding que se compromete a liberar el contenido una vez alcanzada la financiación. Para mi el modelo a seguir más interesante de los que conozco.

En fin, como sabes Bester, me apasiona el debate y todo lo que puede salir de él, en general, y en estos temas en particular. Gracias :-)

Pd: Espero que el comentario no sea más largo que el artículo ;-P
P.D.2: joder, lo he tenido que poner en 3 comentarios... ejem... sorry

Bester Brainstormer dijo...

joer Ignacio , si que te has marcado un tocho xD ;)

nada hombre, agradezco que compartas tu punto de vista.

Mi respuesta a tu comentario en resumen es corta: estoy de acuerdo en las cosas que comentas y las ventajas del modelo y sus particularidades pero no puedo evitar verle las pegas que detallo en la entrada.

Se que no dijiste que desaparecieran las editoriales, pero en algún momento si se mencionó el saltarse el filtro editorial. En cualquier caso, se dijese o no, los crowdfunding suelen ser trabajos de una o pocas personas sin la supervisión de "expertos" por lo que lo que decimos al respecto está bien dicho.

sobre el hype, no se si lo entiendo el término como tu lo usas, yo no me puedo hypear a mi mismo. La publicidad excesiva siempre nos llega desde fuera, de la gente que crea demasiadas expectativas sobre productos que no han salido y habla tanto de ellos que te crea una "falsa necesidad". Según tu punto de vista es "culpa" de quien se deja hypear. No lo creo, somos seres sociales y resondemos a las tendencias y modas, aunque obviamente no en todo. Si todo el mundo habla a tu alrededor de algo, es bastante probable que "piques" y compres.
Supongo que a quienes no participan de las redes sociales e internet no le llega tanta propaganda como nos ha llegado a nosotros sobre algunos productos que iban a salir a través de un crowdfunding.

creo que tu te quedas con lo mejor del modelo y pasas por alto algunas desventajas y ejemplos nefastos que han demostrado que no es oro todo lo que reluce. Pero supongo que son maneras personales de verlo.

Yo, lo dicho con más supervisión y un mejor uso de la herramienta creo que se puede usar con gran beneficio para el aficionado y los creadores.

saludos y gracias por comentar :)

Athal Bert dijo...

Solo un apunte... El que haga un CF y una vez logrado no se moleste en acabar correctamente el producto disminuye automáticamente las posibilidades de superar un segundo CF, cosa que si tiene en mente realizar ya no le interesa. Lo que implica que no le conviene. Luego se ganan la fama de vendedores de humo y además del hype se crea el antihype.

Ignacio Muñiz dijo...

No hay de que @Bester ya sabes que a mi el debate me encanta.

Respecto al tema del filtro editorial, creo que sí fui yo quien lo comento, pero me refería al filtro a la hora de seleccionar que se publica o no, y no a obviar el trabajo editorial.

El filtro editorial sobre que se selecciona para publicar es distinto en cada editorial, incluso en diferentes departamentos de la misma editorial, así que no veo problema en saltarse esa parte de las editoriales, ya que es lo mismo que hacen todas las editoriales, publicar lo que les parece... ¿no?

Respecto al hype hay que diferenciar una cosa muy importante, por que constantemente hablas de expectativas... a ver, si yo te digo que hago un crowdfunding y a los mecenas les voy a dar un libro de 200 páginas sobre monos, y al terminar la campaña, envío ese libro a los mecenas, tal cual lo describo, pues las expectativas que genero las cumplo.

Ahora tu repites lo de "la gente se crea demasiadas expectativas"
En ese caso, es el "hypeado" el que se está auto - hypeando, toma palabros :-)
Sí le llega el libro y se esperaba que fuese más grande, o que fuese más robusto, o que al abrirlo sonase el grito de tarzan, eso ya es cosas suya (repito, salvo que se haya publicitado así).

Finalmente hay algo que creo que no comente, aunque quería hacerlo (quizás lo hice pero no voy a releer mi tocho-comentario otra vez), y que viene a colación de lo que dices respecto a que yo paso de las desventajas y solo veo lo bueno.

En absoluto es así, yo no ignoro las desventajas de estos problemas, aunque en muchos casos me parece fácil de prevenir por parte del consumidor, muchos de los problemas que comentas, me parece para empezar que no hay sistemas perfectos, todos tienen pegas, así que el hecho de que un sistema las tenga, no hace que lo descarte, si no que lo estudie, y vea cuales son, como de graves, y además que ventajas y beneficios hay en el otro lado de la balanza.

En el caso que nos ocupa, para mi las ventajas son muchas, y los defectos, están ahí, como digo, me parecen fácilmente evitables tanto por quien publica como por quien consume, siendo (al igual que en el sistema tradicional) la decisión final siempre del consumidor, ni el CF te obliga a comprar, ni El corte ingles tampoco...

Como dices son formas de verlo, pero no pienses que no veo los problemas, y si me lees por las rrss habitualmente verás que no me ha alegrado mucho el tema Heroquest, que aún temo que salga mal, y arrase la reputación de estos nuevos medios, cuando el porcentaje de fraude es bastante bajo, comparado, por ejemplo, con el que se da en negocios tan asentados y tradicionales y estratégicos... bueno, la política la dejo, que me da ardor de estomago ;-p

En fin, creo que vemos la cosa tan clara como para participar en mecenazgos, tanto tu como yo, bajo nuestra total responsabilidad. No nos veo metiendonos en un tema de estos si huele a chamusquina, pero seguro que los dos caemos si el tema nos interesa y quien lo hace nos da confianza, y ahí, en el momento en que llega a casa lo que has conseguido con la recompensa del CF, no sé tu, pero yo por ejemplo, con La puerta de Ishtar sentí sinceramente que había colaborado de alguna forma a que ese libro existiese, y aunque el merito sin duda es del autor, para mi era una satisfacción tenerlo en las manos.

Venga, no me enrollo más :-P

Bester Brainstormer dijo...

@Athal: yo creo que darle el dinero a los creadores no es la mejor manera de incentivarlos. Y si creo que se pueden acabar productos de una manera mediocre o no cumplir las expectativas.

saludos y gracias por la visita

Athal Bert dijo...

Claro que puede pasar, nadie lo niega. Solo comento que de cara a la próxima vez pierde un cliente mñinimo, quizás más teniendo en cuenta de que esto del mecenazgo es un fenómeno de adscrito a internet, (Ayer mismo le comentaba a una compañera de trabajo que son los Crowfundings y no tenía ni idea)y es fácil tener una mala reputación o que corra como la espuma. Pero en eso es el riesgo del crowdfunding.

En todo caso y variando un poco el tema, me choca que utilizamos la palabra mecenazgo, pero en cambio la discusión va más sobre el producto que recibe el mecenas, y eso no es mecenazgo, eso es una pre-venta. Un verdadero mecenazgo implica que patrocinas al autor por que te gusta su obra, aunque no quiere decir que te tengan que gustar por fuerza todas sus obras.

Bester Brainstormer dijo...

@Athal: respecto a lo de la reputación, pues no se, mira los del Heroquest o el Mark diaz truman. Para mi son gente que no inspiran confianza por su buen hacer y aún así la gente les ha seguido apoyando.
al final es una percepción subjetiva y las expectativas irreales se acaban imponiendo.

Para mi son mecenazgos porque lo que esperas es el producto. No se suele apoyar al autor preferido en el sentido clásico del término. Los tiempos han hecho que cambie su significado.

saludos

Bester Brainstormer dijo...

@Ignacio: al respecto del filtro editorial, creo que no hablamos de los mismo.
a lo que me refiero es que en el caso de los proyectos que salen por mecenazgos, muchas veces, no hay una supervisión por profesionales del ramo, como los que puede haber en una editorial. Y así pasa, que un autoeditor no sabe de todo lo que requiere publicar un juego de rol o de mesa.

No se porque crees que hablo de mentira cuando digo hype. Para mi el hype es la publicidad excesiva y repetida sobre un producto que va a salir próximamente. Repito que nadie se puede autohypoear ;)
Es el entorno, las redes sociales, internet, los que van creando una falsa expectativa de que es un producto de gran calidad que es imprescindible comprar.

Obviamente, es como dices, no hay sistema perfecto. Todos tienen pegas. Dices que es fácil evitar por parte del consumidor. Si, obviamente puedo dejar de comprar a quien use un mecenazgo y autopublique por que no me fie de la calidad del producto final; pero la cuestión es que algunos de esos productos me gustaría comprarlos si tuvieran una supervisión y pasasen por una editorial. A través del CF no me fío muchas veces. Con una editorial detrás me fio más, en algunos aspectos, ojo. no en todos. ;)

Como dices compartimos la visión general del tema pero creo que en éste momento en que están despegando estas plataformas es cuando hay que plantear lo que se puede o no mejorar y cómo hacerlo y de ahí la entrada.

muchas gracias de nuevo por comentar y el interesante debate. :)

saludos