lunes, 12 de noviembre de 2012

"Un día en los Edge days" por Jan Cantor





Amaneció el sábado día 10 neblinoso y con ganas de lluvia, cuando subía al autobús que me bajaría a Madrid para participar en los Edge Days 2012.

Con el resfriado todavía golpeando con fuerza mi nariz y garganta, dormitaba en el bus mientras se sucedían las paradas hasta llegar a Moncloa, final de trayecto.

El recorrido en metro por la linea 6 lo amenicé con la lectura de La Puerta de Isthar  en formato e-book, del sin par Rodrígo García Carmona , hasta llegar a mi estación de destino y desde allí recorrer los diez minutos que me separaban del recinto donde se celebraba el evento.

Había una cola de gente considerable, pero más pequeña que el año pasado, lo cual demuestra el éxito de la iniciativa de este año de dar la entrada el día de antes.

Allí me encontré con el gran Michel Gonzalez con el que pude charlar mientras esperábamos para entrar de temas frikis varios. Una vez dentro del recinto (y previo saludo a Ignacio Muñiz), me fui para la tienda a coger el juego de regalo y así dejar ya hecho dicho trámite.
El juego que escogí es el Leyendas de Camelot, un juego de cartas con un gran regusto artúrico y que pinta interesante.

Este año el evento estaba repartido entre dos sitios adyacentes: un par de salones del hotel NH en donde estaban las demos y los torneos (el salón dedicado a los torneos era muy grande) y una carpa donde estaba la cafetería, la tienda de Edge y los juegos familiares (Arcana, Pingüinos...)

Todo estaba estupendamente montado y preparado para iniciar la acción, todo estaba en su sitio dispuesto y listo, todo estaba...salvo que en la segunda mesa dedicada al "Descent 2ª Edición" no había nadie para enseñarte el juego.

Veréis, había una chica que era la encargada de las demos del juego sentada con un grupo en una de las mesas, pero el problema es que la otra mesa (con el juego montado y preparado) estaba vacía, sin nadie que estuviera para enseñártelo y claro la gente pasaba, miraba, se entretenía un rato tocando las figuras, pero como no había nadie para explicarlo, pasaba de largo.

Menos mal que el señor Michel Gonzalez, cuyo torneo no había empezado aún, se puso a explicarlo con tanta gracia y salero, que me ha casi convencido de comprarlo. Es un juego muy rolero, muy sencillo, parece muy divertido y lo único malo es su precio

Luego me uní al señor Bester Brainstormer y señora, y disfrutamos de los siguientes juegos:

   Pingüinos: Juego muy divertido en el que grupos de pingüinos compiten por quién se lleva la mayor cantidad de pescado sobre un tablero compuesto de losetas hexagonales que se van retirando en cada turno.
Es curioso pero cuando jugaba tenía la sensación de que alguno de los pingüinos iba a girarse hacía otro y decirle: Kowalski, opciones...

   El Fin del Mundo RPG: Como roleros que somos era lógico que probásemos alguno de los juegos de rol que Edge presentaba en las jornadas y nos decidimos por este.

Su planteamiento es absurdamente simple: aquí y ahora sucede el fin del mundo. ¿Y que fin del mundo sucede? Pues como nos explicó el autor habrá 4 libros y cada libro tratará de un fin del mundo específico (zombis, ira divina, extraterrestres y robots), dando 5 ambientaciones distintas de cada uno. Es decir, si el primer libro es de zombis, habrá cinco ambientaciones donde los zombis serán o zombis mágicos, o zombis lentos, o zombis rápidos...

Luego nos explicó que el reglamento cabía en muy pocas hojas y que era muy simple el sistema, que usaba dados de 6 ya que se pretendía que se pudiese jugar en cualquier parte y que los personajes serían los propios jugadores.
A mí eso ya me chirrió porque para jugar conmigo mismo, ya tengo la vida real. Juego al rol para divertirme y para no tener que ser yo mismo, si no para ser un vampiro, un saqueador de tumbas o el rey de Siam.

Pero lo peor fue cuando explico el sistema: no le entendí nada, y no es que mi resfriado influyese en mi falta de entendimiento, es que no había manera de entenderlo puesto que había un lío de sumas, restas, modificadores y tiradas que se hacía muy cuesta arriba. Por cierto, no fui el único que no se enteró de nada xD

Cada personaje tiene 6 características (Destreza, Energía, Lógica, Memoria, Carisma y Empatía), divididas en 3 bloques (Físico, Mental, Social), asociadas a un número entre 0 y 3. Cada par de características tiene una que es la “atacante” y otra que es la “defensora” (p.e.: en el bloque Físico, Destreza es atacante y Energía es defensora), y que se usan para todas las acciones del juego.

Luego, cada bloque, tiene un Aspecto positívo y otro negativo. Estos aspectos son idénticos a los de FATE (es decir, son una sola palabra o frase que define algo significativo del personaje), pero a diferencia de FATE ni cuesta nada usarlos (siempre que la situación sea propicia), ni te dan nada por complicarte la vida.

Además, cada bloque tiene dos marcadores adicionales que miden por un lado el Estrés y por otro la Coraza. Quienes conozcan Unknow Armies, verán que estos marcadores son muy similares a los Dementómetros, y son el equivalente a los puntos de vida de otros juegos menos liosos. Como no podía ser menos en un juego que preda FATE, el Estrés puede ser temporal o permanente, y para evitarlo (ya que el Estrés es lo que te mata) puedes coger, oh sorpresa, lo que llaman Secuelas (las Consequencias en FATE)

¿Y la partida? Pues no estuvo mal porque le pusimos ganas los jugadores, pero entre el narrador lanzándonos unos contra otros (básicamente iba de que una especie de magia convertía a la gente en zombis empezando en los Edge Days y eso significaba que nos podía afectar a cualquiera), y lo confuso del sistema, no fue gran cosa.

¿Me compraré el juego? Me gustaría leerlo para ver si el sistema es tan confuso como parecía o es que no se explicó de manera adecuado, pero me parece que el planteamiento ni es tan original, ni el sistema es tan sorprendente, y las ambientaciones no son tan sugerentes como para adquirir el juego.

   Apocrypha: Este es un juego diseñado por Oscar Iglesías tomando como base el conocido UNO y dándole un toque rolero. Básicamente es de un duelo de magos que intentan cada uno controlar un proyectil de energía mágica y lanzarselo a los otros magos implicados en la batalla.

Es un juego simpático e ideal para pasar la tarde con el que los niños pueden también jugar y divertirse



   El Símbolo Arcano: Juego de inspiración cthuluiana que a diferencia de gran Arkham Horror y del correcto Las Mansiones de la Locura, falla bastante convirtiéndose en un simple juego de tirar dados y guardar resultados, mientras se exploran zonas de un museo.
Todo esto al estilo FFG con miles de tokens, cartitas y marcadores, que hacen que el juego sea bonito visualmente pero vacío de contenido

   Arcana: Juego de construcción de mazos con apuestas situado en la ciudad ficticia de Cadwallon donde los gremios compiten por hacerse con el control de los diferentes barrios de la ciudad.

Es un juego dinámico, en el que se requiere pensar con cuidado por que cartas quieres apostar para no malgastar recursos que podrían ser valiosos en otras partes. El juego básico se queda algo corto después de un par de partidas por lo que la inclusión del mazo de eventos se hace imprescindible para darles más profundidad a las partidas.

Para mí es un juego recomendable que no está de más en una ludoteca como filler pero no como plato principal.

Y hasta aquí la reseña de los juegos jugados.

El resto fueron saludos, más saludos, y despedidas para volvernos cada mochuelo a nuestros olivos.

Jan Cantor

lunes, 5 de noviembre de 2012

Jugando a Pathfinder y a rol "on line"

Mira que bien se lo pasan los zagales


Me animé a probar eso del rol on line al conocer la aplicación Roll d20 que utilizamos como sustituto de los mapas de Umbría que dijeron que iban actualizar hace años...en nuestra partida de Pathfinder "Rise of the Runelords" dirijida por Velasco.

Gracias a su integración con los hangouts de G+ parecía hacer fácil eso de "juntarse" a través de una videconferencia  y jugar a rol. Hay otras aplicaciones mejores y con más detalle , como el Fantasy Grounds que utilizan en Archiroleros, pero es una aplicación independiente y de pago. El Maptool no lo controlo tampoco.

La aplicación tiene soporte para mapas, casillas, dados, contadores virtuales, diarios de los personajes ,autoguardado,chat, etc..y parecía una opción válida para darle al vicio.
Creo que están desarrollando una opción premium que incorpora soporte para archivar imágenes, librerías de tokens virtuales, jukebox ,etc..

Viendo que había unos cuantos interesados en el experimento me pertreché de una  Logitech C270 (el modelo para machotes , sin florituras en la carcasa) con micrófono integrado, resolución hd 720 p y 5 megapíxeles de resolución para imágenes fijas por 40 euros aunque seguro me habría bastado con algún modelo inferior. Nunca viene mal invertir en una mejora de calidad de audio y vídeo que redunda en más comfort de los participantes. Y además así me vale para el Chatroulette el día que me de por esas perversiones sociales.

Preparé previamente los mapas y tokens de la aventura: Among the Living escenario de la Pathfinder Society con el sencillo método de "arrastralos" hasta el editor del Roll d20 donde puedes cambiarlos de  tamaño, superponer una rejilla, ocultar o mostrar zonas del mapa,etc...

La suerte es que los mapas de la aventura ya incorporan casillas , porque ajustar la rejilla del Roll d20 a la rejilla que lleva el mapa o su tamaño es prácticamente imposible.

El día del evento nos liamos con la manera de acceder al evento; me explico. Los jugadores deben registrarse en Roll d20 para acceder a la partida y no solo estar invitados al Hangout para  mover sus pjs , tirar dados (de momento solo implementa los dados roleros normales) , etc...aunque el Rolld20 puede "lanzar" el hangout y la videoconferencia entre los participantes.

Darme cuenta de eso me llevó un rato, luego los problemas típicos de ausencia de cámaras de algunos de los participantes,micrófonos que meten ruido y el hecho de que varias personas por videoconferencia consume muchos recursos del equipo que , dependiendo de la máquina, tenderá a colgarse o ralentizarse, como pasó.

Asímismo cada jugador tiene que tener los permisos activados en el Roll d20 para ver, editar y mover sus fichas y hojas de registro

Obviamente cuantas menos cosas ejecute el equipo en ese momento mejor; nada de bajarse contenidos ilegales mientras tanto que Ramoncín no descansa.

Al final decidimos lanzar el hangout de G+ por un lado y por el otro tener abierto el Roll d20 separando una cosa de la otra, ya que si lanzas el hangout a través del propio Roll d20 la ventana útil se reduce bastante.

Subimos los avatares de los pjs entre una cosa y otra y por suerte el hecho de tener la introducción escrita en los diarios de los pjs nos permitió empezar tras un buen rato desde el comienzo de la quedada.

Una vez empezada pues bien, se hace raro eso de hablarle a un ordenador o dirigir sin oirte. Tengo unos auriculares Sennheiser HD 429 como única manera de monitorear la escucha que aislan el ruido exterior y hacen que te dejes de oir cual participante de "La voz". No estoy acostumbrado a eso.Acabé dirigiendo a una oreja cual Steve Aoki del montón.

Si diriges o juegas recibiendo el audio por unos altavoces o similar el feedback o realimentación acústica que introduces en la videoconferencia puede resultar molesto hasta que se ajusten niveles.

Creo que mi imagen y audio llegó sin problemas y con calidad a los participantes y yo recibía el audio de los jugadores alto y claro.

Lo dicho, resolvimos un combate con unos zombies en La casa del Hijo Inmortal en Oppara, capital de Taldor. Las tiradas se demoran un poco y cuesta decirles a los jugadores a qué te refieres cuando quieres señalar una casilla en concreto, pero luego el combate se desarrolló con normalidad, críticos, pifias, flanqueos y demás sucesos habituales en una partida, sin que la tecnología se interpusiese o molestase en demasía.

Una imagen del experimento en la matanza de la ópera de Taldor: si, son napoleón Bonaparte y un señor raro.

Al final, dado el caótico inicio, jugamos poco tiempo  en total pero me quedó la impresión de que Roll d20 , pese a sus limitaciones y ser una cosa bastante básica , puede servir bien para jugar a rol de mesa on line con amigos a los que no consigues reunir en un mismo lugar.

Los jugadores, armados de paciencia y estoicismo casi místico, pues pudieron darle un ratejo a la cosa y además nos pusimos caras (algunos) y descubrimos a la prole y familia de los demás. Y lo que es más importante , descubrimos como tienen decoradas sus casas y los techos de algunos hogares frikis.Les agradezco su participación en el experimento.

Hay que probar más y quiero testear como funciona para otros juegos menos tradicionales.
Busco víctimas siempre que se cuadren horarios, cosa difícil viendo como está la vida real moderna llena de obligaciones.

viernes, 2 de noviembre de 2012

"Vacaciones en el infierno" , penitenciarías y rol



Últimamente, serán caprichos del destino o algúna profecia que debo autocumplir , no dejo de toparme con penitenciarías.

Primero fue la victoria en el concurso de Ludotecnia de Babylon, un juego de rol al parecer centrado en la vida carcelaria. La premisa puede  (o no ) dar para suficientes tramas y "aventuras" en el marco de un juego de rol. En cualquier caso es una apuesta temática  interesante y original.

Para más info consultar este par de enlaces: aquí y aquí

Conociendo la velocidad de Ludotecnia en la publicación de su línea Cliffhanger  (que pretendía tener una demasiado prometida frecuencia mensual) creo que la espera puede ser muy larga para tenerlo entre las manos, pero tampoco desmerecerá eso sus virtudes. Si llega a aparecer algún día, lo compraré sin duda. Me pierden las premisas diferentes.

Probablemente fue aquello lo que motivó que Goblin Voyeur (otro participante del concurso) desde su siempre  interesante y  amena web Saco de dados,  publicase su imprescindible artículo sobre "Prisiones ficticias" . Un ameno recopilatorio sobre las más conocidas cárceles del mundo de la ficción literaria y cinematográfica.
 
Bien , pues resumiendo hay una nueva prisión que sumar a aquellas tan peculiares que pueden aparecer en un juego de rol o una historia carcelaria interesante. Esa prisión es "El Pueblito" , está ubicada en Méjico , cerca de la frontera y es donde va a parar Mel Gibson en su última película: Vacaciones en el Infierno, 2012 (Get the Gringo (How I Spent My Summer Vacation)).

Si vengo hoy a hablaros de ella es porque me ha divertido muchísimo y os la quiero recomendar. 95 minutos de una trama ágil y perfectamente narrada sobre lo que le sucede al criminal que encarna Gibson tras su detención y en su estancia en el peligroso penal.

Gibson es un papanatas y tuercebotas americano que acumula tantos defectos en la vida real que hasta puede llegar a caer simpático (o no). En cualquier caso en el cine soy capáz de abstraerme y diferenciar al actor de sus personajes. No así en el rol, donde no puedo evitar ver, tras ciertas editoriales,  a responsables a los cuales se  me quitan las ganas de darles mi dinero y beneficios.

Gibson  tiene en su filmografía pelis que me gustan y me parecen dignas , divertidas o interesantes (dependiendo de que film hablemos) y durante los 80 y 90 encarnó a uno de los héroes más reconocibles del cine blockbuster hollywoodiense.

En Vacaciones en el Infierno encarna de nuevo a uno de esos antihéroes, un criminal con buen corazón que roba a quien lo merece y ayuda a los desdichados si así puede ayudarse a si mismo. (si, muy creíble)

Desde el inicio la película tiene un ritmo ágil y adecuado y desemboca tras una escena breve en la llegada del protagonista al peligroso penal, donde un gringo no suele durar demasiado.

A partir de entonces, ese anti héroe (ex-francotirador del ejército americano, como no) se las intenta apañar para salvar su culo y su vida en la peligrosa y peculiar prisión mientras intenta subir peldaños en el escalafón social y recuperar el dinero que robó y le fue arrabatado por la corrupta policia del país.

No quiero estropearos la diversión con espoilers. Vacaciones es un divertido y entretenido  (quizás no muy real) film carcelario con una peculiar e interesante penitenciaria ; El Pueblito que es un personaje más de la historia. Allí viven familias , niños, madres convictas, van las abuelas a cocinar a sus nietos y el americano de turno se da cuenta que allí las cosas suceden de otra manera a la esperable (o quizás no).

La trama se complica con elementos del exterior y la interesante historia del botín perdido lo que lleva la peli por un camino divertido.

Hay grandes momentos para Gibson en los que parece encarnar a un enevejecido Martin Riggs de  Arma Letal soltando chascarrillos y haciendo gracietas. Unas cuantas escenas de acción que parecen homenajear al gran Peckinpah y una parte final en ascenso que soluciona (o no) las aventuras de este antihéroe (por momentos superhéroe)

Bienvenido sea el retorno de estos añejos héroes de la ficción si es para regalarnos historias tan entretenidas como aquellas que vimos en la infancia y/o juventud.

Merece la pena verla.