martes, 16 de octubre de 2012

Profesor Lazhar (2011)



Más cine gafapasta que no todo son pueden ser pésimos blockbusters hollywoodienses.
El caso es que este fin de semana se nos planteaba la opción de ir al caro cine "de verdad" y entregarnos a la cartelera de una de las grandes multi-salas de la capital , pero no estaba la oferta lo suficientemente interesante repleta de medianías, remakes o cine infantil.

La película canadiense la tenía en el punto de mira desde el año pasado cuando oí muy buenas críticas sobre la misma pero no pude ir a verla en v.o que es como me hubiera gustado oir a los actores.

La verdad es que iba con una idea preconcebida sobre lo que iba a encontrar y me sorprendió lo que encontré a cambio. Como resumen sin estropearos la película diré que es una historia sencilla y un drama sobre personas muy reales y creíbles que sufren un duelo por una pérdida reciente y su manera de afrontarlo con un punto leve de crítica social que le añade una dimensión extra.

Os la recomiendo.

Como he dicho, me esperaba una historia de superación personal en las aulas al estilo de muchas otras que ya se han visto en el cine europeo o estadounidense pero no es lo que encontré.

Ante una situación dramática que sucede en el aula de un grupo de niños en Montreal , el profesor Bashir Lazhar, un refugiado político de Argel se hace cargo de las clases hasta el final de curso.

El drama desencadenado al principio del film nos hace encontrarnos con unos niños que sufren el duelo , cada cual a su manera , mientras que el propio profesor Lazhar sufre el suyo propio debido a un incidente familiar en el pasado reciente.

A partir de entonces todo se desarrolla  con la naturalidad que transmiten personajes bien definidos e interpretados tratando de continuar con sus vidas de la mejor manera posible y superar lo vivido.

El profesor no es un iluminado , ni un superdotado , ni un galán , ni siquiera es lo que dice ser,  pero se entrega a su tarea con tesón intentando rehacer su vida y darle un sentido en un pais nuevo en el que está muchas veces desubicado.

Los niños intentan olvidar lo sucedido pero no pueden puesto que sienten muy cerca el golpe sufrido.

La historia del profesor se entremezcla con la de los niños y a su vez todo se desenvuelve en un drama que transmite también un mensaje sobre  la vida y la muerte como compañeros que todos tendremos que afrontar llegado el momento, sea por las circunstancias que sean.

Lo dicho, parece que sucede poco ante nuestros ojos pero el poso que deja es la de una historia de ficción muy real, sutíl y sencilla, que no intenta ser efectista ni gratuítamente noña o lacrimógena, sobre unos personajes enfrentados a sus duelos y a su vida tras una pérdida.

Muy recomendable y un gran film.

No hay comentarios: