lunes, 1 de octubre de 2012

Ciudad Rodrigo y el 4º pasajero



Éste fin de semana he tenido oportunidad de volver a Ciudad Rodrigo y disfrutar paseando por sus calles y reviviendo su tumultuosa historia pasada.

De recuerdo algunas compras de productos locales y la estupenda e inmejorable compañía.
Viene bien desconectar de la gran ciudad y ver un cielo estrellado en condiciones.

Como anécdota nos llevamos la del gato mirobrigense que nos acompañó durante casi 100 kilómetros escondido dentro del capó del coche  , que no quería abandonar por cierto, y el susto que nos llevamos al verlo y lo que costó sacarlo de ahí.


Me auto apunto el recetario del Farinato que cataré en breve aqui.

2 comentarios:

Ragna dijo...

Pobre gatico, lo habreís adoptado, no? :D

Bester dijo...

na, salió pitando muerto de miedo en cuanto pudo.

vaya susto llevaba XD