viernes, 9 de marzo de 2012

Madrid Oculto: capítulo 6 final

Crónica de una aventura y partida de Dresden Files , el juego de rol para el uso de los jugadores y la ayudar a la escasa memoria del director.  



Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5

Francisco Vals , detective sobrenatural ,  el Doctor (viejo amigo del detective), prómetedor cronomante , habían acabado con Antón Kravos, el líder del clan familiar de vampiros de la Corte Roja que se oponía a los intereses de la pérfida Ivana.

La hechicera Ivana y sus alidados, los mafiosos albano-kosovares,  retenían a la amada de Vals; Briseida y tenían en su poder una de las partes de la brújula mágica que, una vez completa,  indicaría el emplazamiento de la olvidada y desaparecida sede del Concilio Blanco en Madrid y más importante, permitiría a aquellos que la encontrasen hacerse con  todos sus secretos.

Alicia Valentín, la joven piromante desaparecida , había conseguido escapar tras la lucha en el pub de Carabanchel, hacía una semana y eludir a la policía. Ya recuperada encontró a sus compañeros en La Moraleja y se sumó al grupo.

En una hora se inauguraba la exposición en el Museo Arqueológico Nacional sobre el Madrid Medieval donde iba asistir Ivana y  la familia de Alicia tenía intereses económicos de patrocinio en juego.

Vals llamó a Janko Petrovic, el líder de los mafiosos, para informarle del éxito en la misión. Éste le indicó que para recuperar a su amada debía ir al pub "Fiesta" en Carabanchel.

El grupo decidió dividirse. Quizás fue un error. El detective llegó ante el garito mientras sus compañeros se introducían disfrazados en el cocktail de presentación de la exposición en el Museo de la calle Serrano donde acudían personalidades tan destacadas como el Príncipe Felipe, Doña Letizia o la mismísima Esperanza Aguirre.

Vals encontró la llave del cierre donde le había indicado Petrovic pero su ansia por rescatar a su amada le cegó. Todo era una  trampa. La puerta interior estaba conectada a explosivos caseros destinados a hacer volar el lugar y a todos los presentes.
El detective se apartó en el último momento solo para ver a una   maniatada y amordazada Briseida sentada sobre un montón de explosivos. La muchacha voló por los aires.

Vals, fuera de sí y con el corazón lleno de dolor y rabia, se dirigió buscando venganza hacia el Arqueológico.

En el Museo estaban Janko e Ivana "disfrutando" del cocktail mientras confabulaban. Se escabulleron por un acceso lateral con la connivencia de un par de vigilantes de Prosegur que no eran lo que parecían.

El Doctor y Alicia decidieron seguirles pero se toparon con los dos matones. Un oportuno hechizo ralentizó el tiempo lo suficiente como para que pudiesen colarse tras la hechicera.

Vals llegó al museo pero decidió no entrar y buscar en los aparcamientos el coche de Ivana para frustrar un posible plan de fuga.  Sus habilidades y una gran suerte le hicieron toparse con el coche y con los dos esbirros que lo custodiaban.
El detective esperó hasta que decidiesen salir. Entonces se puso ante el coche y ametralló con su Uzi a los atónitos albanos. Una carnicería. 
Salió corriendo hacia el Museo a ayudar a sus compañeros.

En una de las salas de exposición estaba Ivana y Janko. La hechicera preparaba un círculo mágico en el suelo y tenía en su poder las dos partes de la brújula, aún no reunidas, en su mano. Se preparaba para encontrar la antigua sede del Concilio y aprovecharse mágicamente de lo que iba a encontrar.
La alarma contra incendios rompió la quietud de los pasillos vacíos del Museo y en la sala principal los asistentes al cocktail entraron en pánico y empezaron a desalojar el museo.

El Doctor y Alicia pillaron por sorpresa a los dos malvados y las llamas que conjuró la piromante casi acabaron con ambos. Janko se defendió con su ametralladora. Ivana dejó a un lado el hechizo y canalizó un golpe de energía kinético en venganza contra Alicia.  No lo consiguío y un instante después la magia supuso su final. El ataque de Alicia tumbó a la hechicera y el del Doctor acabó con Petrovic. La brújula salió ardiendo así como muchos de los objetos del lugar.

Vals llegó a la carrera a tiempo para impedir que los matones disfrazados de la seguridad del Museo les atacasen por la espalda;  los acribilló con su arma.

Habían vencido aunque la brújula estaba inservible. Salieron del edificio mientras las llamas se expandían vertiginósamente.

En el exterior toparon con el desaparecido Phineas Phogg, mago del Concilio. Les venía a avisar (bastante tarde ya)  que en su búsqueda de información había encontrado indicios de que lo que Ivana pretendía localizar en la antigua sede del Concilio era un  poderoso espítitu y malvado ser que, en tiempos, fue enterrado allí y ahora moraba entre sus lúgubres cámaras y servirse de su poder para sus fines desconocidos. El poder que atesoraba ese espíritu  se creía  inmenso.

Habían salvado a la ciudad y el Concilio estaría siempre en deuda con ellos. Se ocuparían de liberarles de los cargos que tenía la policia contra ellos y recompensarles por los servicios prestados.

Con la imagen del Museo envuelto en llamas y las luces de los servicios de emergencia y bomberos inundando  la noche madrileña ,acaba la historia del insólito grupo que detuvo en una vertiginosa aventura a una de las más peligrosas hechiceras de la ciudad.

Fin.


Epílogo: Alejados del gran incendio se congregaban los curiosos y ,entre ellos, había algunos actores secundarios de ésta historia.
Janus "el ogro" miraba como el grupo se congratulaba por el éxito conseguido mientras ansiaba con todas sus fuerzas aplastar a aquellos que tanto dolor le habían causado.

A unos metros, Ivan Kravos, hijo del fallecido patriarca Antón Kravos, se esforzaba en memorizar los rostros de los que habían asesinado a su padre. Lamentarían haberse enfrentado a la Corte Roja.


2 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Joder. No nos dejas nunca tranquilos. Quién iba a pensar que un vampiro tiene familia?

Bester dijo...

es lo que tiene la eternidad del vampiro..te aburres y te da por fo...reproducirte ;P

no es así ? :S
...confieso que mis conocimientos del mundo de tinieblas y similares productos crepusculares tienden a cero ;)

y si..es cierto..no me controlo la ambientación XD