lunes, 19 de julio de 2010

La horda de la mano roja XV

Los héroes habían derrotado a toda la guarnición de la ciudad de Rhest incluyendo a el explorador gran trasgo Saarvith y a su  temible dragón negro Regiarix. Encontraron a dos viajeros cautivos  , Lunae, una druida semielfa y Toshiro , un monje humano quienes decidieron unirse al grupo en su viaje.
Abandonaron los pantanos en dirección a la guarida del señor espectral con la intención de devolverle la filacteria con la que la horda de la mano roja le chantajeaba.


Tras una semana de duro viaje llegaron al Puapáramo y a la entrada de una guarida gigantesca en forma de león de piedra. Allí también había fuerzas de la horda. Una Behir llamada Varanthian les sorprendió y llegó incluso a engullir a Kurt., el pícaro del grupo. Ferrante pudo rescatarle del interior de la bestia utilizando con habilidad su mágia para teleportarse dentro y fuera del cuerpo del mounstro.
Consiguieron derrotar a la behir aunque a punto estuvo de acabar con alguno de los aventureros.
Entraron en la guarida y fueron atacados por varios leones espectrales. Con el sólo aullido de uno de ellos el grupo se dividió entre los que huían y los que aguantaban su atque. Toshiro y Kurt se defendieron hasta que Galvan se recuperó y consiguó ahuyentarlos con su poder divino.
Al entrar en el león de piedra encontraron que  había un grupo de gran trasgos esperándoles. Había varios monjes , clérigos y una gran trasgo barda . Pese a que les pillaron sorprendidos se rehicieron y Toshiro y Kurt se hicieron fuertes en una habitación. Un par de conjuros de Ferrante acabaron con los gran trasgos y consiguieron capturar con vida a la gran trasgo
Su nombre era Ulwai y era una de las señores de las sierpes , luagrtenientes del mismísimo líder de la horda ; Azar Kul .Estaban en la guarida del señor espectral esperando que éste "fabricase" muertos vivientes con los que ayudar su ejército
Ahora eran los héroes quienes tenían la situación bajo su control. Solo quedaba encontrar al Señor espectral e intentar devolverle la filacteria si el muerto viviente quería razonar con ellos.

2 comentarios:

Ragna dijo...

La verdad es que la Horda de la Mano roja es una de esas aventuras de 3.5 que cayo en mis manos cuando ya no jugaba a esa edicion. La tengo anotada para dirigirla en alguna ocasion que tiene pinta bastante chula

Bester dijo...

la verdad es que tiene sus momentos buenos ..y algunos malos ....pero está demasiado orientada al combate. . En cualquier caso el juego lo demanda con la exigencia de poner un número determinado de encuentros para subir de nivel.

Eso si, te ahorra bastante trabajo..(pero la aventura tiene estadísticas de 3.0) porque dirigir para 3.5 es bastante "engorroso"...

Es una campaña bastante larga y mi conclusión anticipada es que es más divertido hacer uno sus propias campañas que jugar campañas preparadas que al final deparan pocas sorpresas al master ...