miércoles, 23 de septiembre de 2009

Campaña de Haven XI

Tras llegar al pequeño pueblo de Drellin el grupo se unio a Jill , una exploradora nacida en Helgor y que ahora vivía allí.

Al parecer los grantrasgos habían estado asaltando granjas y a viajeros de la ruta del Alba con una especial crueldad y la importante via comercial se encontraba cortada.

Las autoridades del pueblo encarnadas en Norr , el portavoz del consejo y Soranna , la capitana de la guardia se interesaron por el grupo al que contrataron para que investigase en el bosque Embrujado el origen de los ataques y convirtiesen de nuevo el camino en una senda segura.



Indagaron en busca del sabio Asmodeus , parecía que el anciano se había interesado por unas ruinas cercanas y había partido hacia allí hacía unos días.

La ruta del Alba era el camino para llegar hasta las ruinas de la torre de Vraath , donde parecía que había ido a investigar el el único hombre que podía dar respuestas a las preguntas que acosaban a los héroes sobre los Orbes del Destino.

La torre ,ahora en ruinas , perteneció a un noble del antiguo reino de Rhestilor quien se enfrentó y diezmó las tribus de gigantes de la zona con un trágico final, pues en una noche de tormenta los gigantes que quedaban con vida asaltaron la torre y acabaron con el y todos sus hombres.

Los compañeros partieron hacia el bosque donde fueron emboscados por Jareth, la que parecía ser una simple vendedora de provisiones resultó ser una ladrona temida en la zona por sus asaltos a caravanas durante años.

Su emboscada estaba orquestada por la familia Ebonmar que había encargado a Jareth el capturar a los aventureros y así la librarían de la deuda que tenía con el clan criminal.
Un grupo de hombres de los Ebonmar se dirigía hacia allí,liderados quizá por Jendor Ebonmar , uno de los hijos del patriarca del clan , de quién se decía que tenía influencias hasta en la corte.

Los hombres de Jareth no fueron rivales para el grupo que acabó facilmente con su resistencia .Regresaron a Drellin para entregarla a las autoridades retomando tras ello su camino .

Encontraron una peligrosa hidra de seis cabezas al cruzar un riachuelo y la vencieron pese a su mágica capacidad regenerativa.

Encontraron también a Jorr, un explorador local que odiaba a los trasgos y que se ofreció a guiarles y acompañarles hasta la torre.


Al final alcanzaron la torre en ruinas que estaba ocupada por una pequeña guarnición de gran trasgos , liderados por un minotauro y un gran trasgo hechicero.También se habían aliado con una peligrosa mantícora y dos trasgos que montaban peligrosos lobos huargos.

Pese a que intentaron el acercamiento sigiloso la mantícora se percató de la presencia de los aventureros.

La lucha se desató en el patio y allí fueron llegando poco a poco las fuerzas de la horda de la Mano Roja.

Kurt disparaba desde las almenas, Ferrante conjuraba en la retaguardia mientras Jill y Galvan contenían a los gran trasgos .Fue el clérigo quién se llevó la peor parte, la carga y cornada del minotauro le dejaron al borde de la muerte, pero se recuperó gracias a su magia curativa, pese a verse rodeado de fuerzas enemigas.

El lider rival , un hechicero gran trasgo intentó cegar a Kurt y a Ferrante, pero solo lo consiguió con el primero, quién quedó al margen del combate. Sus conjuros de descargas de rayos enfilaron a los héroes en el patio causándoles importantes heridas y la lucha parecía que se inclinaba hacia el lado de los Gran trasgos.


Pero finalmente el minotauro cayó así como los gran trasgos , los huargos y su jinetes.

El hechicero intentó huir al ver la derrota invocando un hechizo de vuelo , pero Ferrante que salió trás él le acertó de pleno con una bola de fuego en el último momento , cuando casi ya se desvacenía en la lejanía , y cayó al suelo, seguramente muerto..

Los ocupantes de la torre habían sido vencidos, y en un cámara subterránea pudieron oir los gritos de algún cautivo.
También en una de las salas vieron un gigantesco mapa de la región que había sido minuciosamente anotado..
Aún debían estudiarlo pero parecía que la horda de la mano roja se disponía a hacerse con el control del valle de Elsir, destruyéndolo todo a su paso.

No hay comentarios: