sábado, 5 de julio de 2008

un tijeretazo.












...Cuando despertó sentía que todo le daba vueltas, le dolía la nuca y veía miles de estrellas aún, a su lado había una alpargata bastante usada y un poco más allá, a sus pies tenia lugar una escena dantesca, la vieja aún se convulsionaba con las tijeras abiertas clavadas en ambos ojos, y el cuerpo de su mentor Foyle había desparecido.
Se levantó despacio, tambaleándose y casi a gatas se acercó a la vieja, un rostro surcado por mil arrugas, mas bien masculino y debajo del pelo blanco, una testa desprovista de cabellos, acercó la mano y tiro de los cabellos descubriendo una calva y detrás, un hombre cercano a los cincuenta, delgado y de fuerte constitución, aún respiraba, no podía entender como podía seguir vivo, aquellas tijeras más destinadas a podar, que al corte y confección, llegarían hasta casi el cerebro.
De improvisto una fuerte mano le agarró por la muñeca, incorporándose con una velocidad asombrosa la vieja o lo que parecía ser tal, se giró en su dirección,.
-Malditos entrometidos os haré pedazos con mis propias manos!!-
Intentó liberarse de aquella garra, pero le fue imposible y como si de una pesadilla se tratase, observó como con la otra mano el viejo-vieja agarraba las tijeras y lentamente las iba separando de los ojos, para acto seguido volver a elevarlas dejándolas caer en una de sus ingles, un centímetro mas arriba y le habrían llamado enuco toda la vida,
Por fortuna, el golpe a ciegas fue mal dirigido y solo provocó un leve rasguño en la pierna, asustado y nervioso lanzó una fuerte patada sobre la cara de la vieja- viejo, la cual o el cual cayó de espaldas inconsciente o muerto.
-joder, joder!!- se decía a sí mismo, se levantó rápidamente y a un paso mas bien ligero se adentró en las profundidades del castillo...

No hay comentarios: