jueves, 3 de julio de 2008

Un frio corazón...











...Al parecer la misteriosa y voluptuosa viuda anhelaba un fetiche, una joya en forma de corazón, no más grande que un puño y tallado en algún extraño mineral oscuro.
Las mujeres de más edad,afirmaban que aquel trozo de roca, era el mismo corazón de la viuda, la cual, al asesinar a su joven esposo por celos, se lo había arrancado en la noche de Walpurgis.
No soportando el dolor de su terrible crimen y después de pactar con las sombras, convino con ellas que lo alojasen en alguna mazmorra olvidada del castillo para dejar de sentir su pérdida y no volver a amar nunca más.
Decían muchas cosas sobre ella, que no podía envejecer, sería hermosa siempre.

Los padres de nuestros padres ya la conocieron así y que esta historia es contada a los hijos para que mantengan las distancias.
Sin embargo en aquel Miércoles de festejos y entre las luces y el alcohol muchos se acercaron a ella, pues tentador es lo prohibido y mucho más si tiene nombre de mujer.

Se decía que todo eran cuentos, pero una cosa era segura, aquel lugar había turbado la paz de la aldea desde mucho tiempo atrás y ningún hombre vivo había vuelto a poner sus pies allí.

Allí estaba él, fanfarrón donde los haya, aún borracho subiendo aquellos peldaños, buscando el corazón de una extraña en el lugar más siniestro de la tierra...

1 comentario:

Bester dijo...

muy bueno....mejor que el original sin duda....más poético.felicidadech !!