miércoles, 2 de julio de 2008

Miércoles


El camino serpenteaba hacia la niebla.Más arriba apenas se apreciaba amenazante la figura del castillo envuelta en un manto grisáceo.Aún era una hora temprana pero la esperanza de que el sol surgiese por entre los cielos se antojaba complicada.La noche no quería abandonar ese siniestro paraje.
El único destino posible era el marcado desde hacía siglos por los peldaños que ascendían...
Armado de valor y tras echar un último vistazo a su reloj de bolsillo intentando así recuperar un tanto la calma comenzó a recorrer el lúgubre camino...
Sabía que muchos otros antes que él habían recorrido esa senda con la inútil esperanza de desentrañar los secretos del castillo encantado , y no podia olvidar cómo muchos de ellos habían desaparecido sin dejar rastro o habían aparecido despeñados en el acantilado cercano con sus rostros desencajados por el horror...o al menos eso era lo que contaban las historias de los ancianos...
Hasta un observador no muy lejano podía adivinar el miedo que marcaba su expresión y su paso.
-Jamás volveré a apostar por una mujer !!- se repitió.
Sin duda una de lás maneras más estúpidas de morir,si se cumplía su sombrío presentimiento , sería aquella.... por una simple apuesta de bar, frente a unas cervezas , seguramente demasiadas y bajo la atenta mirada de una mujer voluptuosa y exigente, no más que el resto todo sea dicho, y en un fanfarrón ataque de masculinidad ...
Se agarró los testiculos..y como si descubriese nuestra mirada indiscreta desde el borde de estas páginas nos dijo en tono chulesco....-.¿¿Qué cojones estás mirando??...

No hay comentarios: