martes, 22 de julio de 2008

La serpiente y el soldado


Al oir el fuerte estruendo proveniente de las escaleras corrió a ocultarse contra una pared en un gesto involuntario de temor….en su cara deformada , surcada por cicatrices y eccemas corriá el sudor y se notaba la tensión..
Rápido se relajó y se acerco con paso irregular hasta la entrada de las escaleras descendentes, sabedor de que ni el escritor ni su anciano mentor podían saber que se encontraba en las ruinas..ni haber intuido la persecución a la que les estaba sometiendo desde hacía varios días...
En un rápido gesto aparto su grisácea capa con algo mas parecido a un muñon que a una mano y se arrodilló….
El ser que llamaremos a partir de ahora El soldado se contrajo en un gesto casi fetal y tras musitar unas ininteligibles palabras en una lengua ya olvidada comenzó a convulsionarse primero lentamente y luego mucho más rápido...
Debía estar junto a ellos cuando entrasen en la cámara , no podía fallar al Amo y con su actual apariencia sería imposible…aquello dolería de una manera que no olvidaría jamás...
La transformación siguió su curso y el cuerpo del Extraño fue menguando poco a poco entre estertores y un gemido lastimero de dolor…
Dolor por que la mágia era antigua y casi olvidada y dolor porque los estigios no permitían que los hombres robasen sus secretos sin exigir un alto pago…como el que había realizado en las ultimas semanas entregando su carne , su salud y su belleza pretérita en un rápido declive físico….sin duda estarían riendo en sus tumbas de piedra , las mismas que saqueó hace unos meses junto un grupo de leales soldados todos muertos y sepultados bajo las dunas del desierto de Rub al Kali…y más dolor por que sus miembros comenzaron a desaparecer , supurando una extraña baba que chorreaba sobre la piedra mientras su piel comenzaba a tornarse marron , dura y escamada..
Dolor cuando su pupila se afiló en una delgada línea y su párpado se contrajo hasta desaparecer..y mucho más aún cuando su lengua se convirtió en los dos finos hilos de una lengua bífida…pero mentalmente no dejaba de repetir su oración.... el dolor solo era para hombres menores...no comoél...como el amor , la compasión....sentimientos que largo tiempo atrás abandonó al consagrar su vida a la causa... solo para seres menores...martilleando su consciencia ya cada vez menos humana...
Pero al fin el dolor cesó así como desapareció el ser que anteriormente conocíamos como el soldado..y en su lugar solo quedó una grisacea capa con el inconfundible icono de la esvástica de la alemania nazi cosida al cuello...algunas condecoraciones en forma de cruz gamada...una espada en envainada y una pistola enfundada y cogida al cinto….
Entre las telas se revolvió algo y rápidamente una gran serpiente negra se deslizó a velocidad de vértigo en dirección al sótano….


Afuera ya era de noche cuando esos dos hombres tan peculiares conocidos en el pueblo como el señor Blanco y el señor Negro se detuvieron ante las ruinas y se miraron con una sonrisa sádica en los rostros.
Se cumplían justo once minutos desde que realizó su profecía el anciano Doyle cuando el gigantón Sr negro puso su pie derecho sonoramente sobre el antiguo suelo de piedra aplastando con ello a unas inocentes hormiguitas que construian su refugio allí…sin duda la crueldad no le era desconocida al Sr Negro ni lo era tampoco a su acompañante quien no dejaba de sonreir mientras se internaba en las sombras tras los pasos de su acompañante con unas intenciones más que sombrías...

No hay comentarios: