miércoles, 16 de julio de 2008

La ira de Thor.


















-Sr. Blanco, ¿cree que nos encontraremos con ella?.-

EL más bajito se relamió sin dejar de ascender por los escalones de piedra.

-es posible, no es la primera vez que lo intenta,- dijo llevándose la mano al hombro derecho, como resintiéndose de algo.

-de todas formas, -prosiguió- sus malas artes, poco podrán hacer con esto encima-
y sacando un escapulario demasiado largo con la imagen de algún santón, lo sostuvo ante la mirada ausente del grandullón.

-¿Sr. Blanco que es?- dijo entornando los ojos, mirando el contenido.

-jiaiaijia, es el falo del San Gilberto, los turcos se lo arrancaron en guerra santa, cuando después de muerto vieron que su cuerpo permanecía incorrupto.-

Parándose en seco, abrió la bolsita y efectivamente extrajo treinta centímetros de algo que parecía cuero viejo agitandolo en el aire.

-Al parecer, el Padre Gilberto en sus tiempos tubo que ser un semental...-prosiguió el Sr. Blanco con las cejas levantadas y expresión de sorpresa.

-¿Y que se supone que debemos hacer con ello? -dijo el Sr. Negro aún con la costra blanca alrededor de los labios.

El Sr. Blanco le miró con expresión de burla en el rostro y ensañando sus amarillos dientes dijo:

-¿has oído hablar de una actriz llamada Molly garganta profunda?...




La cerradura cedió con cierta dificultad, pero la pared negra permaneció intacta,
Desmond se giró hacia su mentor, el cual, había aprovechado la ocasión, para improvisar un calzón con un trozo de capa púrpura de Desmond, Foyle se encogió de hombros expresando su ignorancia. Pasados unos segundos, se escuchó claramente un ruido de engranajes que ponían en marcha, al parecer algo estaba moviéndose detrás, debía de ser algo muy pesado, el sonido de los engranajes se espaciaba cada vez más, al punto de casi parar.

-Chico apártate de la pared, esto me huele mal- dijo el viejo agarrándole del hombro.

Se retiraron unos pasos mientras que el engranaje seguía sonando cada vez como con mas cadencia, cuando irrumpió en la sala el viejo-vieja con las tijeras en alto y una amplia sonrisa en la cara, de inmediato empezó a cantar sin dejar de sonreír, mientras el mecanismo seguía funcionando cada más despacio.

Desmond miró al viejo Foyle y atónito comprobó como se adelantaba con expresión de abuela condescendiente hacia aquel personaje que desafinaba cada vez más, quiso pararle, pero algo en su interior, comenzó a fascinarse por la extraña tonada y pronto se vió a sí mismo sonriendo como un enamorado y caminando en pos del cantarín...

Fue cuando el sonido del engranaje cesó y recordando a los cuartos que anuncian las doce campanadas de fin de año, un sonido de campanas lleno la estancia.
Del alto techo se abrió una compuerta y un martillo de proporciones desmesuradas como un péndulo recorrió la estancia llevándose por delante al barítono y con el barítono, la pared negra que estalló en mil pedazos, mezclados ya en el suelo con los otros mil del abuelo travestido, convertido ahora en pulpa por el brazo vengativo de Thor.

-“Si todo lo que usted tiene es un martillo...
cualquier cosa le parecerá un clavo”- dijo Foyle arqueando las cejas y parafraseando una de sus frases favoritas de La Ley de Murphy....

4 comentarios:

white dijo...

eso de señor blanco me recuerda a Reservoir Dogs. :P

Felipe Ferrante dijo...

si, y además creo que en la pelicula casablanca también salian escaleras. ;O)

Bester dijo...

pues en Lo que el viento se llevó no salía nada de esto..

que raro

Felipe Ferrante dijo...

Van a hacer una segunda parte donde piensan incluir la aparición de un ornitorrinco...
así que bester, ve pensando como meter al animal en este contexto.