jueves, 3 de julio de 2008

Escudo familiar.













...quedaban pocas horas de luz, habia perdido el sentido del tiempo,¿cuanto tiempo llevaba ascendiendo? la temperatura allá era más baja,sintió frío y se embozó en la capa color púrpura,extraña figura recortada sobre un paisaje que se tornaba cada vez mas violaceo.
Por fin a lo lejos divisó la entrada, musgo devorador de piedray madreselva trepadora que se filtra por cada grieta.
Lo que a lo lejos parecía un castillo que acariciaba el cielo,no era si no, un cúmulo de ruinas unas sobre otras, donde muy pocas estancias parecían mantenerse aún en pie.La puerta aún se mantenia intacta, mientras los muros derribados por el embite del viento surgian a diferentes alturas aquí y allá.
Sintió que los pájaros no cantaban, solo escuchó el ruido del viento agitando los nogales.Tomó aire y decidido avanzó hacia la puerta,doble hoja tallada en madera de roble,reforzada con hierro forjado por fraguas antiguas, reproducian el escudo de armas del noble linaje de los "La Fonté", familia de sangre azul y dueña siglos atrás de todas las tierras circundantes.El escudo era una Garza, un bello y estilizado animal que con las alas extendidas parecía que iba a echar a volar.
Más allá de la puerta, una estancia enorme abierta al cielo, reproducía lo que en otro tiempo pudo ser el patio de armas, con un pozo en medio, cerrado a hierro por cadenas firmes...solo las ánimas saben que horrores negros resonarían aún en la profundidad de aquel abismo, pues al parecer muchos niños bastardos de la familia habían sido arrojados a aquel pozo, tragados por el olvido y la desolación de una cruel familia que quiso mantener la pureza de su sangre.
Le pareció escuchar una voz un poco mas allá del pozo, dentro ya de las estancias del castillo, sintió vertigo, no estaba solo, se detuvo escuchando como a sangre se agolpaba en sus oidos,denuevo aquel murmullo, no estaba seguro, parecia que venia de dentro,una voz como de anciana, sí, una anciana cantureando en voz queda, retrocedió lentamente, reflexionó sobre lo que estaba haciendo, una idiotez sin sentido, le picaban los ojos por el sudor que resvalaba de su frente, extrajo el odre lleno de licor y dió un buen trago, hasta que le quemó la garganta y regresó al ahora.-Quién anda ahí!-dijo con una voz que se le antojó la de otro.
-mi niña preciosa, mi niña...que bien, que bien, sí como baila mi niña hermosa-
era una canción antigua, se la había oido a las mujeres en el pueblo vecino tiempo atrás,la canción hablaba de una hermosa niña que bailaba en las noches de luna negra, sobre los campos de trigo subida en una escoba, pues esto haría brotar la cosecha con tanta fuerza como fuese capaz de saltar la muchacha...
-tu blanco cuerpo desnudo sobre el verde trigo, saciará a la madre tierra, saciará a la madre tierra-
fuese quien fuese era del lugar pues la canción pertenecia a estas tierras.Volvió a gritar esta vez con más fuerza
-quien anda ahí?-
El canto cesó, se escucharon pasos arrastrandose y se escondió entre las sombras mirando sin ser visto.
Una mujer vieja de pelo blanco con un viejo chal raído de color ocre salió al patio, en su mano portaba unas tijeras enormes, su expresión era siniestra,su mirada excrudiñó todo el lugar hasta detenerse en la dirección donde se encontraba él.Esta vez si se asustó,la vieja parecia sonreir mientras escrudiñaba las sombras en busca de algo,la vieja dió un paso en su dirección y después otro y otro más, hasta que su caminar lento se convirtió en casi en una carrera, las tijeras en alto como una guadaña y una mirada desprovista de razón...

No hay comentarios: