martes, 8 de julio de 2008

El viejo Foyle y la botella de Coñac


Presa aún de la emoción del encuentro anterior recorrió con trote cochinero algunas estancias sin rumbo fijo , internándose cada vez más en la profundidad de las ruinas , estancias llenas de malas hierbas y escombros dejados allí por la mano del tiempo.
Fué cuando intentaba poner algo de orden mental en los hechos acaecidos en los últimos días cuando sucedieron dos acontecimientos notables prácticamente a la par….
El primero fue la segura conciencia de haberse topado anteriormente con esa cara, la cara del hombre-vieja en algún lugar y tiempo cercanos, aunque le era difícil no imaginar ese rostro atravesado por tal instrumento letal pero su certeza era clara..jamás olvidaría la berruga que atesoraba el hombre-anciana en su barbilla;el segundo hecho fue que, cómo si de una carrera de obstáculos fallida se tratase , fué a tropezar de nuevo;... con la mala fortuna de ir a parar directamente , mientras como siempre todo parecía discurrir a cámara lenta , al oscuro lugar donde unas escaleras de piedra mohosas se abrían en el suelo descendiendo directamente en una negrura desconocida…
El golpe inicial y los subsiguientes fueron inevitables hasta que un último más certero fue a dar directamente en su blanda sesera alejándole de nuevo del mundo de los conscientes…
No supo cuantos minutos habían pasado cuando recuperó la consciencia entre estrellitas y hadas revoloteantes , tumbado en la fria piedra junto a un líquido que dedujo era su propia sangre , preguntándose porqué y quiénes le estaban golpeando miles de veces sobre la cabeza….
Al parecer se encontraba en una gran estancia iluminada por la ténue luz de algunas velas…..entonces se percató de una figura lejana que corría hacia él entre la bruma de su mareo…avanzaba a saltos y cabriolas
-¡¡¡ Por fin has llegado chico ¡!!...ja ja ja …..te lo dije ¡!! Te lo dije ¡!!....te dije que lo encontraríamos..jajaja ¡!!
Para su sorpresa no era otro que el viejo y oficialmente dado por muerto Foyle quién desnudo y arrugado cual recien nacido se cimbreaba presa del paroxismo dando saltos de alegría ante él…
-Jajaja…te lo dije ¡!!....

Cerró los ojos no siendo capaz de asimilar la realidad que sus ojos contemplaban y se lamentó de haberse levantado esa mañana....¿dónde estaría su botella de coñac "La bonne étolile"?..el único consuelo que haría de todo lo sucedido algo más llevadero...

No hay comentarios: