domingo, 27 de julio de 2008

Angeles Y Demonios


Así estaban las cosas en el pasaje subterráneo ; levemente iluminado por algunas antorchas distantes entre sí se podía observar el resultado de los acontcimientos de los últimos minutos.

Desmond Solo el joven escritor y Foyle, su anciano mentor yacían en el suelo probablemente muertos.

El gigantesco sr.Negro pendía de la pared ensartado en un saliente y la misteriosa y de aspecto angelical Amanda fumaba un largo cigarro emboquillado con desdén mientras bajo sus tacones el pequeño sr .Blanco con la cara llena de sangre balbuceaba implorando clemencia...


-¿No estaríais detrás del corazón , Sr.Blanco?-dijo la mujer mientras exhalaba lentamente el humo-sabéis que os está prohibido traspasar la frontera y mucho menos hacer daño a un pobre par de humanos indefensos


-Mmmm, creo que pagaréis por vuestra falta con unas largas vacaciones-rió sonoramente-me parece apropíado que se os pague con un agradable viaje a... Tierra Santa !!....-continuó riendo entre dientes mientras clavaba su zapato en el hombro de un sr.Blanco que por su aspecto debía mejor llamarse Sr.Rojo.-eso sí llevad calzado grueso , porque dicen que la arena allí quema como andar sobre brasas-volvió a reir...


-Bien-se alisó su plateado traje de chaqueta-vamos a marcharnos los tres y dejaremos que este relato siga su curso-no quiero llegar tarde al baile de los jovenes y apetecibles querubines...


Blanco con los ojos en idem negaba con la cabeza impotente como poseído por una extraña fuerza mientras Negro se retorcía entre espasmos cuando tras un sonoro chasquear de dedos de la bella Amanda una luz brillante y dorada llenó la estancia llevándose consigo a la mujer y los dos demonios...


La luz se fue extinguiendo silenciosamente cuando se oyó un dulce susurro que cómo el viento recorrió el pasaje....


-Es hora de despertar querido...tienes un corazón que encontrar...


Entre las sombras el recientemente ensartado a muerte Desmond yacía inmovil , pero sólo aparentemente, porque si nos acercásemos un tanto más podríamos quizás decir que un pequeño aliento de vida aún corría por su cuerpo...

Aunque quizás también sería mejor seguir cómo estaba pues una gigantesca serpiente que abarcaba incluso toda la circunferencía del túnel se acercaba en círculos hacia ellos....

No hay comentarios: