viernes, 18 de mayo de 2007

El Cafe


Bienaventurado sea el primer café de la mañana, ese que me tomo nada más que me caigo de la cama y me despeja.Alabado sea también el segundo del día que me tomo nada más aterrizar en el trabajo y me hace entregarme con alegría a mi desempeño diario.Salve el tercero del día, que me tomo junto a algunos compañeros y me integra en este pequeño microcosmos social que tenemos montado.Viva el cuarto café que me tomo a medio día y no deja que la modorra me invada y me hace seguir "funcionando" al mismo ritmo de un cocainómano cualquiera.¡Que grato se hace el quinto café, el de después de comer, que ayuda a la digestión y elimina el ansia de "spanish siesta".......

Me cago en el sexto café , el puñetero,que me tomo a media tarde y me pone como un flan, me quita el sueño por la noche y me hace soñar con Juan Valdés y su burro pasándome por encima toda la madrugada.

(No sé como llevarán este tema los ingleses con sus Tés.....)

No hay comentarios: