viernes, 30 de marzo de 2007

Vuelta de tuerca , de Henry James




Una recomendación de una gran novela de terror gótico y clásico , en concreto de fantasmas.



Quizá el cuidado lenguaje y la concepción tan romántica del tema nos sean chocantes hoy en día , acostumbrados a los modernos e "instantáneos" modos cinematográficos, pero aún así es un verdadero placer entregarse a cada página de este gran clásico de los cuentos de terror que cuenta con dos versiones cinematográficas , se ha llevado al teatro o inspiró a Amenábar en "Los otros"






Un poco más sobre la trama detallado por Cyberdark con gran acierto:






Una mansión, una institutriz, una cocinera y dos niños son los integrantes de unos hechos y acontecimientos espectrales presididos por el espanto: la omnipresente influencia de los fantasmas [...] ¿Realidad o sueño?
Los fantasmas existen, parece decirnos James, pero habitan dentro de nosotros llegando a modificar de forma terrible la realidad. Si se dice que un niño es una vuelta de tuerca, James da otra vuelta de tuerca al tema de la infancia (sueños, imaginaciones) enfrentada al mundo adulto: la institutriz (realidad, normas, poder, frustraciones, conocimiento, imaginaciones); enfrentamiento presidido por las espectrales presencias, interrogante que se unirá a otros, conduciendo de forma implacable a un paroxístico, inhóspito y terrible desenlace en el que las inquietudes y escalofríos no terminan, al contrario, se hacen más intensos. Ni el elemento de equilibrio que supone el personaje del ama de llaves logra controlar el enrarecido y tenebroso avance de las tinieblas. Todo lo que ocurre lo sabemos de boca de la institutriz pero esto también constituye un alarde de ambigüedad, queriéndonos tranquilizar ante el engañoso hecho de expresarlo una persona adulta y normal. Pero el territorio de la imaginación y el terror pertenece a todos y James también expresa que el territorio del escritor es el de la imaginación y que ésta, a veces, mata. Fascinante.
Itaqua

No hay comentarios: