jueves, 4 de enero de 2007

El hombre-charco



"El otro día me percaté al llegar a mi casa de que dejé una pequeña huella de agua en mi habitación,justo bajo mi zapatilla derecha.


El caso es que alli me quedé ,pensativo si aquello era tan solo una casualidad o algo que obedecía a algun fin.


Extrañamente un par de días despues ,al levantarme de mi asiento en el autobús que me lleva al trabajo me sucedió exactamente lo mismo pero debajo de mis posaderas.


Asombrado comprobé que no había nada mojado en mi ropa, ni llevaba frasco de líquido alguno.


Permanecí unos segundos maravillado viendo ese pequeño charco de agua que había venido de quien sabe donde,hasta que abatido, me retiré hasta mi puesto-cubículo de trabajo.


Mientras escribo estas líneas en la oficina un pequeño charco se está formando bajo mi asiento, prefiero no mirar, y ver como mis pies se desacen....sé qué me estoy diluyendo...y no es que me haga especial gracia...


La pregunta es ¿donde leñes irá a parar ese agua después?...¿todos los ríos van a dar a la mar?...¿quién quema el bosque?...¿y..quién lo apaga?.....


glub...glub...."

(Ante la insistencia del numeroso público (???) que sigue este humilde blog he de contar que partes de ésta historia son absolutamente verídicas, sólo hay que averiguar cúales son.)

No hay comentarios: